Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Levante Levante LEV

-

Eibar Eibar EIB

-

LaLiga SmartBank
Rayo Rayo RAY

-

Almería Almería ALM

-

Serie A
Milan Milan MIL

-

Inter Inter INT

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Groningen Groningen GRO

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

Con Sibilio en el recuerdo

España se enfrenta este jueves en Madrid a la República Dominicana. Una buena ocasión para volver a recordar al recientemente fallecido Cándido Sibilio, que compartió las dos nacionalidades. Chicho perteneció a una época en la que el baloncesto español despegó a las alturas para no aterrizar nunca más, salvo en accidentes excepcionales como aquel Angolazo de Barcelona 1992. Sibilio integró aquel equipo que derrotó a Estados Unidos en el Mundial de Colombia 1982, el mismo que un año después se colgó la plata en el Europeo, junto a algunos nombres ilustres de nuestra canasta como Epi, Fernando Martín, Solozábal, Andrés Jiménez, Romay... Con Antonio Díaz Miguel al timón, esa generación consiguió ilusionar a un país que entonces no ganaba tanto como ahora.

Aquella etapa también tuvo algunas sombras que se han alargado hasta nuestros días. No todo es gloria. Sibilio renunció a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 y se perdió aquella histórica plata ante unos universitarios Michael Jordan y Patrick Ewing, para participar en la liga dominicana de verano. Tres años después dejó definitivamente la Selección, porque quería recibir una compensación económica por perderse el campeonato de su tierra natal. Con las evidentes diferencias, ¿no suena un poco a Nikola Mirotic o Serge Ibaka? La historia nos brinda siempre estos paralelismos. En cualquier caso, la mejor enseñanza de aquel periodo es que España aprendió a subirse al podio, le tomó el gusto... Y desde entonces, con mejor o peor equipo, siempre sale a por todas.