Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial Ciclismo
Fórmula 1
1

S. Vettel

Ferrari

2 a 2.641

Charles Leclerc

Ferrari

3 a 3.821

M. Verstappen

Red_bull

12 a 35.974

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Holandesa
EN JUEGO
FC Emmen FC Emmen EMM

3

Feyenoord Feyenoord FEY

2

PSV PSV PSV

-

Ajax Ajax AA

-

ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

FINALIZADO
Heerenveen Heerenveen HEE

1

Utrecht Utrecht UTR

1

Simon Yates bate a Bilbao en una etapa de Pirineos desperdiciada

Este viernes se cumplen 100 años del maillot amarillo, que vistió por primera vez Eugène Christophe, un ciclista que se ganó el cariño de la afición francesa por su colección de desgracias. Dos veces tuvo el Tour de Francia a tiro, y dos veces se le rompió la horquilla. Su imagen arreglando la bicicleta en una forja de Saint Marie de Campan es mítica en la historia en blanco y negro de esta carrera. La Grande Boucle volvió a pasar por esta localidad, en una etapa indigna de los Pirineos y la leyenda de la carrera. Obviamente, no se trata de que los ciclistas vuelvan a los tiempos en los que se reparaban sus averías. Pero una cosa es eso, y otra muy diferente ver a los favoritos llegar de la mano, y también a los menos favoritos, a los que han ido perdieron tiempo y están obligados a remontar.

El pelotón se dedicó a guardar fuerzas para lo que viene, que una trilogía de jornadas que pueden resultar decisiva. Este viernes se disputa un contrarreloj de 27 kilómetros en Pau, una extraña manera de celebrar el Centenario del amarillo, por la especialidad elegida y por el kilometraje asignado a la elección. El sábado, el legendario Tourmalet culminará un recorrido corto y explosivo. Y el domingo se rematará con más Pirineos en Prat d’Albis. Ya no habrá excusas para no moverse, aunque quizá alguno se arrepienta en un futuro de no haber sido más valiente en jornadas precedentes.

La etapa la ganó Simon Yates, el vigente campeón de la Vuelta a España. Y eso es, prácticamente, lo mejor que le ocurrió a otra jornada soporífera de más de 200 kilómetros. ¿Cuántos bostezos llevamos ya? El británico batió a Pello Bilbao, vencedor de etapas en el último Giro, que no pudo inaugurar el casillero de victorias españoles. Con su éxito, Yates entra a formar parte de los ganadores en las tres Grandes, en una edición en la que también han completado el Elia Viviani y Caleb Ewan. Llevamos doce etapas y doce triunfadores diferentes, lo que ofrece una idea del alto nivel que alberga siempre la participación del Tour.

El repaso de los 40 nombres que integraron la escapada del día certifica la calidad de los cazadores. Hasta 12 de sus integrantes habían ganado ya antes alguna etapa del Tour, cuatro de ellos en presente edición. Ahí estaban Sagan, Teuns, Groenewegen y Teunissen; además de Gallopin, Trentin, Van Avermaet, Rui Costa, Kristoff, Matthews, Calmejane y Boasson. Mucha categoría. La fuga estaba cantada, por eso tardó tanto en hacerse y por eso se marcó un promedio de 50,6 km/h en la primera hora de carrera. Una vez fraguada, se vivieron dos etapas en paralelo. La del triunfo de etapa, donde al menos el aficionado español tuvo la emoción de seguir las evoluciones de Pello Bilbao. Y de la general, donde todos los gallos guardaron fuerzas para días venideros. ¿Hasta cuándo?

Un francés, Julian Alaphilippe, llegará así como líder al centenario del maillot amarillo, aunque probablemente saldrá del viernes sin él. Ahora los ojos se dirigen al dorsal 1, Geraint Thomas, que tiene como objetivo abrir más trecho sobre sus rivales. Y seguramente lo hará. A su equipo, el Ineos, le interesa esta inacción que se vio en la primera cita con los Pirineos, porque en el ciclismo-control es donde mejor se mueve. Si nadie lo remedia, se pueden tirar así hasta los Campos Elíseos. De momento, un día perdido, si tan siquiera probar.