Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

'Operación Oikos': asco y preocupación

Tras una semana de conmoción y tempestad ha llegado un poco la calma. Me refiero a la Operación Oikos llevada a cabo por la Policia Nacional y que tiene como investigación fundamental el amaño de los partidos de fútbol. Ha sido una pena que un jugador perteneciente al Real Valladolid, Borja en este caso, se haya visto implicado. Con la presunción de inocencia siempre por delante, este asunto ha frenado la enorme alegría de la permanencia y el disfrute de las merecidas vacaciones. Todo se ha enturbiado por un asunto desagradable y que todavía no sabemos el alcance que va finalmente a tener. Por eso entiendo la decisión de club a la hora de emitir un comunicado en el que deja claro que no tiene nada que ver en el asunto y que se pone a vigilar la presunta implicación del que todavía es futbolista suyo hasta el 30 de junio de este año.

Todos confiamos en Borja, pero tiene que hablar el Juez. El gallego está sometido a medidas cuatelares y está en libertad bajo fianza y con cargos. Esa es la preocupante realidad. Alrededor de Bravo y Aranda, los principales implicados, están apareciendo noticias e historiales que ponen los pelos de punta. En torno a Borja todo se tendrá que aclarar y confiamos en que salga bien librado y en que ningún jugador del Valladolid haya cometido ninguna actuación irregular. Ojalá. Y como conclusión coincido con Ronaldo. La justicia debe llegar hasta el final. Caiga quien caiga. Ya está bien de gentuza que mancha el deporte, algo que debe ser limpio y ejemplar para la ciudadanía.