Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Copa de África
  • Champions League

La carta de Víctor Valdés a Casillas

Mientras se rehace de la operación, Casillas se va asombrando por las muestras de afecto que ha recibido, de las cuales aún sólo tiene conocimiento en un pequeño porcentaje porque tiempo no ha habido para más. Desde el presidente de Portugal hasta decenas de millares de ciudadanos anónimos le han manifestado su cariño y la felicidad por verle repuesto. De todas esas muestras, me ha llamado la atención de forma especial la de Víctor Valdés, rival de equipo en la fase más aguda de la pugna secular Madrid-Barça, y competidor en la Selección, donde sólo había plaza para uno y se la quedó Casillas, que llegó antes.

Víctor Valdés fue un portero formidable que de no ser por Casillas hubiera ocupado la portería de España todos esos años con la misma gloria y el mismo rendimiento. Sin embargo, cuando Casillas perdió el puesto en el Madrid y siguió yendo a la Selección, rechazó la tentación de reclamar nada, y eso que se la propusieron en varias conferencias de prensa. Rindió pleitesía a Casillas, con la misma sinceridad que vemos en esta carta. Le reconoce como alguien Elegido, con un don natural, superior a todos por sus puras condiciones naturales. Porque traía de fábrica lo que tantos otros, como Víctor Valdés, se han tenido que trabajar con esfuerzo.

Por desgracia, el final de Valdés fue duro, por una lesión inoportuna justo cuando había decidido correr mundo. Podría haber seguido hasta los 40, como se había propuesto Casillas, y ahora ya sabemos que no podrá ser, aunque cueste admitirlo. Pero el fútbol les mantendrá las puertas abiertas a ambos. A Víctor Valdés como entrenador, en lo que ya está; a Casillas quién sabe si con algún papel en la FIFA, o en la UEFA, o en el Madrid, donde Florentino querrá neutralizarle, como a Raúl. Estarán fuera del campo, pero no de la memoria de los aficionados, que guardarán el recuerdo de dos porteros colosales y de una competencia ejemplar.