Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

El Valencia corre, el Madrid camina

El Valencia corrió, el Madrid caminó. En eso se resume el partido y se explica la victoria de los de Marcelino, que vienen desde hace semanas de menos a más. Empezaron la temporada mal, por la confluencia de baja forma de algunos de los mejores y golpes de mala suerte que transformaron victorias en empates, o empates en derrotas. Llegó a temblar el banquillo. Pero el club tomó la decisión buena, mantuvo a Marcelino y el equipo ahora es finalista de Copa, está en cuartos de la Europa League y galopa en la tabla hacia un puesto Champions. Ya sólo le falta un punto y, como se dice en el hipódromo, caballo que alcanza quiere ganar. Ahora todo es optimismo.

Ese fuego interior movió al equipo ante un Madrid que camina entre el desánimo. Frente a los tres objetivos del Valencia, el Madrid no tiene ninguno. Ya no puede ganar ni perder nada, sólo esperar el verano, a ver quién se queda y quién se va. Zidane sacó a lo más fiable que tenía, y el equipo controló el balón, pero no el partido., lo paseó con el aire pacífico con el que un ciudadano pacífico pasea el perrito por el parque. Si llega a haber un arbolito en el campo, lo hubieran detenido ahí, por si quería hacer sus necesidades. Por contra, cada vez que lo cogía el Valencia lo jugaba con velocidad y entusiasmo. Por eso marcó dos goles y estuvo cerca de algunos más.

El primer gol fue un tirazo de Guedes, a la salida de un córner, mal rechazado por Keylor y peor defendido por todos después. El segundo, otro córner, en el que Garay ganó espectacularmente de cabeza a Casemiro. El Madrid descontó ya en el 93’, también en un córner, que premió la decencia de Benzema, cuya temporada es dignísima, pero que fue, en puridad, la única ocasión del Madrid en el partido. Eso dio una falsa apariencia al choque si se mira desde el resultado. Entre este Valencia que va hacia la Champions y este Madrid que vuelve de tres desilusiones, hubo una diferencia mayor, la que media entre el entusiasmo y la abulia, entre el correr y el caminar.