Competición
  • Clasificación Eurocopa

Zidane ha vuelto con su sonrisa

Todavía no me lo creo del todo y necesito verle esta tarde de pie delante del banquillo en el estadio Santiago Bernabéu para estar seguro de que la vuelta de Zidane al Madrid no es un sueño. En los últimos días me ha dado miedo despertarme y que aparezca el ‘special one’ de turno con el látigo en la mano. Cierto es que, después de la brillante presentación de mi compatriota del pasado lunes (un acto que me pareció muy sobrio y a la vez muy familiar) y después de la simpática rueda de prensa de ayer en Valdebebas, ya no hace falta que me pellizquen mucho el brazo. Empiezo a hacerme a la idea de que lo que me parecía radicalmente imposible hace una semana ha ocurrido de verdad. Ha vuelto Zizou y ha vuelto con su maravillosa sonrisa, la que también fue una de las cosas que marcaron su primera etapa como entrenador del Madrid. Más allá de sus triunfos y de su método de trabajo.

Llevo ya muchas horas pensando en la razón de esta decisión del técnico galo y creo que, al final, la he detectado. Zizou ha encontrado un nuevo desafío que no podía existir entre el 4 de enero del 2016 y el 31 de mayo del 2018. Primero triunfó, en sólo cuatro meses, con un equipo con el que ni siquiera había realizado la pretemporada de verano. Luego triunfó con una plantilla que había preparado desde el mes de julio pero que él no había confeccionado. Ahora el reto para mi querido compatriota es triunfar de nuevo con una plantilla que va a construir a su medida, con sus ideas y sus criterios. Zinedine Zidane siempre quiere superar a Zinedine Zidane. Ahí está la clave de todo.

0 Comentarios

Normas Mostrar