Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Copa Libertadores
Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

El Madrid ha asustado al Barcelona

¡Seis puntos! El Barça llegó a sacarle 10 al Madrid, así que todos, yo también, le tuvimos por eliminado de LaLiga. Pero la recomposición que Solari ha hecho del equipo más un declive visible en Messi, han estrechado la brecha visiblemente. Y queda un Clásico en el Bernabéu, aparte del de la vuelta de la Copa. El Madrid está de nuevo en LaLiga, en efecto, por inverosímil que eso nos pareciera hace sólo dos semanas. Y está reciente en la retina el rendimiento de los dos equipos este fin de semana, en el que hemos visto un buen Madrid en el Metropolitano y un Barça desconcertado en San Mamés, de donde salió bien librado con el empate.

El Athletic ha cogido un nuevo espíritu con el cambio en la presidencia. Fue más que el Barça en la primera parte y también hacia el final de la segunda. El Barça mandó desde el descanso hasta el minuto 65, más o menos, pero sin llegada ni remate. Messi no es el que conocemos. Juega bien, porque otra cosa no sabe hacer, pero como un jugador de panorama y buen pase, no de arrancada, regate e irrupción en el área, que es su condición más desequilibrante. Anda a medias, pero no puede parar, porque sin él su equipo se queda en demasiado poco. En San Mamés su mejor jugador fue Ter Stegen. Y no es la primera vez que pasa.

De Messi va a depender todo. Si recupera el tono, al Barça le puede entrar de nuevo el turbo y al Madrid le será difícil acercarse. Pero este Messi que juega midiéndose no basta para remediar en esta fase de la temporada el mal funcionamiento del Barça, en el que Arturo Vidal y Coutinho dieron ayer un cante serio. Mejorará con el regreso de Dembélé, que ayer ya jugó algo, pero sólo un gran Messi es capaz de cambiar la tendencia. Es el momento del ‘cagómetro’, como diría Gatti. Son los vasos comunicantes, que hacen que si uno sube el otro baje. Es el fantasma del Madrid, eterna fobia del Barça, que aparece de nuevo cuando no se esperaba.