Competición
  • Clasificación Eurocopa

Puerta grande o enfermería

Clásicos. El Clásico en semifinales de Copa es bendición para los que amamos el fútbol. Lo contrario para los entrenadores de ambos buques. La eliminatoria es un dolor de cabeza. Convierte en terrible el siguiente mes de competición. El desgaste pondrá a prueba a ambas plantillas de cara a la Champions. Lo positivo es que la escasa entidad de los rivales de octavos, Lyon y Ajax, permite poner la carne en el asador con menor temor.

Mejora blanca. Solari ha ido progresando adecuadamente, mejorando nota en los parciales, pero el miércoles comienza un examen final, y lo anterior no suma. Expone sus mejoras a un pulso contra su archienemigo. El primero de la era post Cristiano, con Benzema en la mejor versión, con Vinicius como revelación y Bale o Asensio en la rampa de recuperación. Eso sí, todos sabemos que una eliminación haría que todo saltara por los aires, y con la Liga entregada, Europa volvería a ser la peligrosa tabla de salvación con la cruz tan cerca como la cara. Vamos, que Solari se la juega. La Copa endulza al grande, y se atraganta si se cae ante el eterno rival. De toda la vida.

Rotaciones. Valverde sabe que el culé ha pedido la Champions. Con inteligencia, ha rotado en Copa hasta que se la pegó en Sevilla y obligó al sobre esfuerzo inesperado en la vuelta. Por cierto, con poco más de media entrada en el Camp Nou. Vamos, que el socio ponía el foco en otra cosa hasta la caprichosa bolita de este viernes en el sorteo de Copa, al fin y al cabo el Barça ha ganado las cuatro últimas ediciones. No importa el torneo, importa el rival, aunque fuera la Copa de la galleta. Ahora, ¿qué hará contra el Valencia este sábado? ¿Asumirá el riesgo de reservar a jugadores importantes esperando al Madrid? Hay ventaja de puntos en Liga, aunque nada definitivo.

Una apuesta de familia. En 2001 comenzó la temporada de Liga que acabaría con el título del Valencia; Cañizares lo paraba todo, Ayala ordenaba la defensa, Baraja y Albelda eran los jefes del centro del campo y los Aimar, Angulo, Mista, Juan Sánchez o Rufete hacían los goles. Ese año, en Incheon, ciudad surcoreana que limita con Corea del Norte, nacía Kangin Lee, si nada se tuerce futura gran estrella del Valencia. En unos días, cumplirá 18 años. Estamos ante un proyecto de jugador muy serio, que jugó muy buenos minutos en octavos de Copa y que cerró unos minutos excelentes en la remontada contra el Getafe. Muy técnico, decide bien considerando su juventud, una base física excelente y una zurda que promete. Su historia es muy llamativa, con diez años realizó una prueba en Paterna que superó con éxito, su familia apostó tanto por el niño que abandonó Corea del Sur para trasladarse en pleno a Valencia. No le pierden ojo, tiene algo especial.

0 Comentarios

Normas Mostrar