Copa del Rey
Euroliga
Fenerbahce FNB

-

Olympiacos OLY

-

Maccabi TEL

-

Panathinaikos PAN

-

Milan MIL

-

Zalgiris ZAL

-

NBA
Utah Jazz UTA

-

Denver Nuggets DEN

-

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

110

Toronto Raptors TOR

106

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

114

Orlando Magic ORL

110

FINALIZADO
New York Knicks NYK

110

Houston Rockets HOU

114

FINALIZADO
Boston Celtics BOS

125

Cleveland Cavaliers CLE

103

FINALIZADO
Miami Heat MIA

99

Los Angeles Clippers LAC

111

FINALIZADO
New Orleans Pelicans NOP

94

Detroit Pistons DET

98

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

101

Atlanta Hawks ATL

121

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

122

San Antonio Spurs SAS

120

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

107

Charlotte Hornets CHA

118

Open de Australia Dobles Masculino
EN JUEGO
pierre_hugues_herbert__nicolas_mahut Pierre-Hugues Herbert # Nicolas Mahut HER#MAH
6 5
ryan_harrison__sam_querrey Ryan Harrison # Sam Querrey HAR#QUE
4 2
FINALIZADO
leonardo_mayer__joao_sousa Leonardo Mayer # Joao Sousa MAY#SOU
1 6
henri_kontinen__john_peers Henri Kontinen # John Peers KON#PEE
6 7
Temas del día Más temas

Un equipo esperando a Godot

Fue un partido sin Messi. Y eso hace concebir cualquier cosa: que aparezca un sustituto o que surja un fantasma. No hubo sustituto; ni Dembélé se hizo acreedor a las expectativas, ni Coutinho cumplió con su deber, ni nadie, excepto Cillessen, mostraron entusiasmo o ganas por defender al Barça de un desconcierto que lo sumió en la desesperación y en una nadería atosigante.

Hasta que apareció Denis Suárez como el único fantasma vivo de un equipo moribundo. Por decirlo así, Denis Suárez fue el Godot que durante una eternidad inactiva esperó el Barcelona en el que no hizo nada ni siquiera Busquets, de los más impecables azulgrana de la historia. Nada de nada, todos estaban esperando a Godot. Y Godot, este Denis Suárez, fabricó él solo una jugada preciosa, provocó un penalti milagroso y, en la única jugada acertada de este partido que le duró una época, Coutinho lo transformó en un gol que mantiene vivo al fantasma que fue el peor Barça de la temporada. Dio vergüenza verlo jugar, observar cómo fracasaban, uno a uno las distintas novedades del equipo, como si ninguno estuviera satisfecho por el papel asignado. Me fijé en el rostro de Ernesto Valverde. Me siento identificado con esa cara de disgusto. Debe ser muy triste para un entrenador de élite observar cómo la élite se cansa de sí misma.

0 Comentarios

Mostrar