Temas del día

El rubinismo se sumó al darderismo

Coincidiremos la mayoría de los pericos que, a escasas horas del cierre del mercado, la plantilla perica de esta temporada no se ha visto reforzada, más bien al contrario. Ello sin embargo, no ha sido impedimento para que el míster, Rubi, haya enarbolado un discurso ambicioso y estimulante, tan interesante como necesario para la parroquia perica. El rubinismo se sumó al darderismo y ello no puede estar dando frutos más positivos a una entidad ávida de nuevos retos y estímulos. El binomio de resultados combinado con un fútbol de propuesta atractiva, dejando atrás el aburrimiento de la rácana propuesta del técnico predecesor de estas últimas temporadas, parecen haber despertado al club de su letargo, de aquel estado de semipasotismo y depresión que anidaba por el ambiente de Cornellà.

Aunque sigo pensando que hacen falta refuerzos y que estos seguramente llegarán sobre la campana final del mercado, el fútbol te vuelve a demostrar que hay intangibles que no cuestan dinero y que son capaces de dar un vuelco en la mentalidad de una entidad en un abrir y cerrar de ojos. De Rubi nos ha enamorado su propuesta futbolística, pero me gustaría señalar que para mí, el cambio fundamental radica en su mentalidad ganadora y en su habilidad para haber captado en décimas de segundo lo que necesitaba una afición entera: una buena dosis de ambición. Mejor morir de un empacho de sarisfacción que no de un aburrimiento supino. Este año promete y la ilusión ha teñido de color la apagada grada perica de los últimos meses. ¡Bravo por la ambición a raudales!

0 Comentarios

Normas Mostrar