Los 107 del 7

Los 107 del 7

Fuera debates. Tal y como estaba previsto. Irrumpió él. El mejor delantero de la historia de la Champions. El mejor goleador de la historia del Real Madrid. El hombre que superó con Portugal a Pelé. El tipo que ha dejado atrás, con 409 goles de blanco, a leyendas como Raúl, Di Stéfano, Puskas, Hugo Sánchez y Santillana. El primero en haber superado los 100 goles en la máxima competición continental (ya lleva 107). El único que acumula seis pichichis en Champions (uno con el United y... ¡cinco consecutivos en el Bernabéu!). El que tiene más Premios UEFA y más The Best. El que en diciembre igualará a cinco Balones de Oro al futbolista que profetizaban que lo dejaría alejado a años luz de la cumbre del star system. El hombre que ha visto como se agigantaba su figura a raíz de su dolorosa sanción supercopera. Ante el Valencia y el Levante, su sola presencia nos hubiera dado cuatro puntos más en Liga. Jugar con Cristiano es jugar con 13, porque el portugués vale por tres. Primero por los goles determinantes que marca; segundo, por la capacidad de intimidación que provoca en el enemigo; y tercero, porque activa a los compañeros hasta el punto de ponerlos firmes con su sola presencia. Obrigado, crack.

Boy Waterman. Así se llamaba la nueva víctima del vigente campeón de Europa. Ante el Slavia Praga en la previa de Champions, el portero del APOEL fue el héroe. Pero el holandés ni es ya un boy (tiene 33 años) ni hace homenaje a su apellido (waterman: hombre de agua). No pudo hacer nada en los tres goles, pero tampoco tuvo mucho más trabajo. No era cuestión de meterles 10 goles, como hizo horas antes el Juvenil de Guti al juvenil chipriota en Valdebebas. Es mejor guardarse goles para el Borussia y el Tottenham...

Infortunio. En las rotaciones científicas bien diseñadas por Zidane se sabía anoche le tocaba el turno a Kovacic. El croata se salió en la pretemporada (sobre todo ante el Barça en Miami y el Camp Nou), pero había perdido cuota de pantalla. Y justo ahora que tenía la opción de lucirse ante un rival light se rompió muscularmente. Muy mala suerte para Mateo. ¡Ánimo, chaval!

Dorsales. En LaLiga han obligado a cambiar la estética de los mismos y han gafado al equipo con dos empates que no estaban guionizados ni en el peor de los vaticinios. En Champions se recuperan los dorsales diseñados para la ruta del Sextete y el comienzo ha resultado sin los renglones torcidos. Yo creo en esas cosillas ajenas al puro fútbol.

El mosquito. Asensio no pudo ser de la partida por una picadura de mosquito que se le infectó. Eso demuestra que nadie está libre de sufrir un revés hasta en el paraíso (el Madrid lo es). Por suerte, el mallorquín estará disponible para Anoeta. Allí arrancó la pasada Liga con un golazo de vaselina a Rulli que fue el aperitivo de las obras de arte que nos ha regalado desde entonces. Ante la baja forzada de Cristiano en San Sebastián (¡todavía le queda un partido por cumplir!), Asensio y Bale deben ser arriba la referencia ante esa Real Sociedad que ha hecho pleno de puntos. Prohibido un tercer gatillazo. Pero hay que jugar mucho más. Y mejor.

El gran capitán. Sergio Ramos siempre termina sorprendiéndonos a todos con algo nuevo. A su amplio repertorio de gestas y conquistas, ante el APOEL nos regaló un gol de chilena. Seguramente no es la chilena más plástica que hayamos visto, pero fue muy práctica y llena de coraje. Ramos no tiene techo. Qué grande eres, camero.

In memoriam. Me transmiten su ilusión los peñistas de Valldemossa (Mallorca) e Iluro de Mataró (¡David, eres irreductible). Y el triunfo va por Francisco Gómez Martínez, que se nos ha ido mostrando su amor por el equipo hasta el final. Llevaba puesta su camiseta del Madrid. Verás la 12+1 desde arriba...

 

0 Comentarios

Mostrar