El poder de los medios

El poder de los medios

No tan distintos. La última década había diferenciado dos modelos de juego opuestos en el Barcelona y el Madrid, disparidad que ha quedado disuelta. El conjunto azulgrana redujo la influencia de los centrocampistas y se expresó a través del tridente durante la etapa de Luis Enrique. El equipo de Zidane, en cambio, encontró el equilibrio en el rombo sin perder su vértigo característico. Valverde pretende volver ahora a la idea primogénita y acentuar el peso de los volantes como ha hecho el Madrid.

Zona de gobierno. No parece que Zidane vaya a deshacer el exitoso 4-4-2 en favor de la BBC. La Supercopa de Europa distinguió, una vez más, a los medios, que tutelaron el fútbol blanco. Desde Casemiro (sólo un error en la entrega) a Isco. Convendría para el Madrid dar continuidad a esta estrategia ante un Barça que se mira en el 2-3 del Bernabéu. Mandaron Busquets, Rakitic e Iniesta (más del 90% de precisión en el pase) y enlazaron con Messi, irrefrenable aquella noche. Zidane tendrá que activar medidas de vigilancia.

Plan sobre Messi. Todo encuentro entre Barcelona y Madrid apunta a la figura del argentino, afinado en esta pretemporada. El ‘10’ buscará el lado débil de Kroos para lanzar conducciones hacia el área y conectar con Luis Suárez o abrir a Deulofeu (posiblemente en el once) o Jordi Alba. Sobre Casemiro recaerá la ingente tarea de intentar detener a Messi. No lo logró en el último Clásico y el eje central fue custodiado por la genialidad del argentino (dos goles, seis remates, cinco regates y ganador de 16 duelos individuales). A Sergio Ramos también le tocará salir de zona, un riesgo evidente para el Madrid (ejemplo fue el 0-1 del amistoso de Miami).

Iniesta y Kovacic. De la radiografía previa resulta estimable la coincidencia de Kovacic e Iniesta en el mismo sector del campo. La ventaja física del croata no admite discusiones. Le encimará sin balón y aspirará a dejarle atrás en carrera. Los dos últimos Clásicos, sin embargo, saludaron la relevancia del manchego en el diagrama del partido y certificaron las dificultades madridistas para sacarle de foco. Demasiado Iniesta hasta el momento.

Bloques altos. Ambos equipos no ahorrarán esfuerzos en la presión adelantada sobre el rival, Innegociable para Valverde, el Barça taponará a Kovacic y Kroos y Luis Suárez fijará a los centrales y a Casemiro. Aun así, deberá reajustar su presencia en la banda izquierda si Messi rehúye esa franja del terreno de juego. Mismo objetivo tendrá un Madrid que perseguirá desconectar a Messi y Deulofeu de la medular y aislar a Busquets. El Barça puede encontrar salida en los cambios en largo de Piqué.

Los laterales. Se intuye debilidad defensiva en los laterales de ambos equipos. Con asistentes de nivel como Rakitic, Iniesta, Kroos o Isco en los desplazamientos de media y larga distancia, las referencias en ataque dispondrán de espacios para asaltar su espalda. Luis Suárez aparecerá en la derecha para beneficiarse de las ausencias de Marcelo y Deulofeu medirá el retroceso de Carvajal. Asimismo, Cristiano o Bale, juegue el que juegue, probarán la fiabilidad de Aleix Vidal (o Semedo), piezas dudosas de este Barcelona.

Sobre Busquets. Solución, saque largo

El Clásico de Estados Unidos dejó una imagen repetida. Casemiro apretaba a Busquets para obligar al Barça a jugar en largo. Los contratiempos para el Madrid se generaron a partir de que Messi recibía liberado y Cillessen le encontraba. La defensa blanca no avanzó lo suficiente.

Contra madridista. Mal emparejados

La transición que acabó en el gol de Asensio en Miami derivó de un córner del Barça en el que los futbolistas sobrantes estaban mal emparejados. No fue apropiado que Iniesta marcara a Asensio en el borde del área. El balear le desfondó en zancada. Situación a arreglar por Valverde.

0 Comentarios

Mostrar