LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Premier League
Serie A
Bundesliga
Liga Argentina
Liga Portuguesa
Euroliga
Darussafaka DAR

-

Fenerbahce FNB

-

Zalgiris ZAL

-

Buducnost Voli BUD

-

Panathinaikos PAN

-

Khimki Moscú KHI

-

Copa Libertadores
Liga Holandesa
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Heracles Heracles HCL

-

Liga Belga
Gent Gent GNT

-

Standard Standard SDL

-

Liga Rumana
ACS Sepsi ACS Sepsi SEP

-

Viitorul Viitorul VTR

-

Liga Turca
Caykur Rizespor Caykur Rizespor RIZ

-

Yeni Malatyaspor Yeni Malatyaspor YEN

-

Göztepe Göztepe GÖZ

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

NBA
Golden State Warriors GSW

-

Sacramento Kings SAC

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Houston Rockets HOU

-

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

106

Miami Heat MIA

102

FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

111

Phoenix Suns PHX

98

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

99

Portland Trail Blazers POR

113

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

98

Boston Celtics BOS

97

Liga Chilena
Clasificación Mundial - Europa
Turquía TUR

-

Eslovenia ESL

-

Ucrania UCR

-

Montenegro MON

-

Croacia CRO

-

Polonia POL

-

Holanda HOL

-

Lituania LIT

-

Italia ITA

-

Hungría HUN

-

Ramallets, Laporta y las lesiones

Ramallets, Laporta y las lesiones

A falta de buen fútbol, ese bien tan preciado que abundaba en otras épocas no tan lejanas y que hoy escasea, en el Barça se discute de cuestiones periféricas, aunque no menos importantes. Un asunto del que se habló bastante ayer fue el ninguneo que Joan Laporta le hizo al mítico Antoni Ramallets, portero entre porteros de la historia blaugrana. El presidente, ese hombre tan afecto a los viajes relacionados con la UEFA, la FIFA, Unicef y otros organismos no menos respetables, no tuvo tiempo de acercarse hasta la Gran Via barcelonesa, entre la Rambla de Catalunya y el Passeig de Gràcia, donde Ramallets era distinguido con la llave de Barcelona. Se desmiente que, para Laporta, la historia del Barça empiece con Johan Cruyff, como sostienen los malpensados. Laporta sabe perfectamente quién es Ramallets: un día lo vio entrando en la sede de la Agrupació de Veterans, en el Camp Nou.

Otros asuntos que centran el interés de la culerada estos días son las lesiones de la plantilla. Leo Messi, que más que lesionado para unas semanas parece que estuviera muerto, a tenor de los lloros y lamentos de muchos barcelonistas, ha decidido que se irá a su casa, o sea, a Argentina, para recuperarse. Y el club, para maquillar tal decisión unilateral, ha montado una cumbre médica como si se tratara de una cuestión de estado. En tanto, Touré Yaya se queda; y no sólo eso: jugará infiltrado para aguantar el dolor. No se trata de comparar, porque ya se sabe que eso es de muy mal gusto.