Becks debe escapar ya de Alcatraz

Becks debe escapar ya de Alcatraz

Cuando me enteré de que Becks dejaba la Fórmula 1 del fútbol (el Madrid y la Liga española) ya dije que se equivocaba. Lo he seguido manteniendo con el paso del tiempo y continúo pensando lo mismo. ¿Qué hará el inglesito por esas tierras en las que desconocen el fútbol que se hace acá? No creo que se marchase a Estados Unidos por dinero. Eso es algo que, desde luego, le sobra. Pero sí que he notado (a buen seguro que todos lo habrán hecho), que David se ha ido amargando. Su rostro gentil y siempre sonriente del que disfrutamos cuando estuvo en el conjunto blanco ha cambiado y ahora se le ve con un semblante mucho más serio. Parece que se va apagando poco a poco. Su imagen ya no interesa tanto como antes. No trasciende, aunque la que está disfrutando y aprovechando su pequeño anonimato es su mujer. En mi opinión, dejó el paraíso blanco por el infierno norteamericano.

Lo mejor que Beckham puede hacer es olvidarse de estos últimos cuatro meses (desde que ganó el título liguero con el Madrid hasta hoy). Poner un punto y final en su aventura futbolera por Estados Unidos y hacer lo posible y lo imposible por regresar al fútbol de verdad, al de aquí. Todavía le quedan dos o tres años a un alto nivel y no debe desaprovecharlos. Seguir en la Major Soccer League sería tirar a la basura una carrera inmaculada. Sentirse ex futbolista ejerciendo todavía su profesión. Incluso me atrevería a decir que está más feo que antes. Su tristeza interior empieza a asomar en su bello rostro y eso debe dolerle. Es como si estuviera preso en Alcatraz y no encontrase la manera de escapar de allí. Tiene la agonía del que sabe que no podrá seguir haciendo lo que más le gusta en el mundo: jugar al fútbol. Pero yo soy una persona optimista por naturaleza y confío en que pueda encontrar la salida de su particular prisión. Es un chico inteligente, siempre lo ha demostrado, y acabará eligiendo volver a sonreír de corto en Europa. Y si fuese en el Madrid sería la bomba. Yo espero su vuelta con los brazos abiertos porque sus botas merecen un mejor final que el que está teniendo hasta el momento. No desesperen. Elegirá la mejor opción y podremos volver a disfrutar de su fútbol.