Estás leyendo

5 grandes remontadas de la historia del deporte

REAL MADRID - WOLFSBURGO

5 grandes remontadas de la historia del deporte

Los Red Sox antes de vencer a los Yankees

Red Sox

El Real Madrid busca una gesta complicadísima ante el Wolfsburgo. La memoria del deporte está plagada de remontadas como a la que aspiran los blancos.

No hay mayor manjar deportivo que la remontada. El sabor de una victoria que parecía inalcanzable es indescriptible. Lo imposible, como lo prohibido, es lo que más nos gusta. Por ello, la remontada, lo que busca el Real Madrid ante el Wolfsburgo, es la obsesión blanca. Los ‘futboleros’ bien conocen la final del Mundial de 1954, la azaña del ‘SúperDepor’ ante el AC Milan y la machada del Manchester United en la final continental del Camp Nou, pero conviene recordar otras remontadas más allá del balompié. El mundo del deporte está repleto.

Natación: El favor de Lezak a Phleps

El estadounidense Michael Phelps es uno de los deportistas más importante de la historia. En los Juegos Olímpicos de Pekín firmó un registro inabarcable, lograr el oro en cada una de las disciplinas en las que se presentaba. La cantidad de modalidades que componen la natación multiplicaba el desafío, que Phelps estuvo a punto de perder. Había conseguido todos los oros antes de la final de relevo 4x100. Él abría la competición para la escuadra de barras y estrellas... Y decepcionó.

 

El primer australiano hizo un mejor tiempo, situación que no lograron enmendar los dos americanos posteriores. Francia estaba al frente con una ventaja considerable, con toda la presión sobre los hombros de Jason Lezak, ni mucho menos el mejor ‘sireno’ del equipo americano. Sin embargo, en un final épico, recortó distancias con el galo y acabó sellando el oro para Estados Unidos. No solo eso; ganó con 46,06 segundos, la mejor marca de 100 metros en la historia de natación olímpica. El sueño de Phelps seguía vivo gracias a su compatriota. Al final, logró las ocho medallas a las que aspiraba.

Tenis: Jarabe serbio para Federer

Novak Djokovic es el emperador del tenis. El serbio controla el mundo de la raqueta con puño de hierro desde que llegó el otoño de Federer y Nadal. Precisamente el suizo y el español fueron sus dos últimas víctimas en el Abierto de Estados Unidos de 2011. El suizo se interpuso en el camino del serbio en semifinales, al que estuvo a punto de derrotar. El talentoso jugador helvético se impuso en los dos primeros sets, en el que parecía un nuevo prólogo de una final Federer-Nadal.

 

El 6-7 y 4-6 inicial para el suizo anticipaban un final cercano para el partido que, sin embargo, se alargó más de la cuenta. Djokovic tiró de carácter, afinó la muñeca y consiguió que a Federer le temblaran las piernas. El serbio logró imponerse en el tercer y el cuarto set con solvencia, con doce juegos para Djokovic y tan solo cinco para Federer. En el quinto y definitivo, 5-3 en contra y 40-15 para el suizo, el serbio firmó un resto para enmarcar, anuló las dos bolas de partido y terminó venciendo. En la final, también aplastó a Nadal.  

Golf: Europa nunca se rinde

La Ryder Cup, la batalla del golf entre el Viejo y el Nuevo Continente, esconde episodios impresionantes. Uno de los más gloriosos tuvo lugar en 2012, en el Medinah Country Club de Illinois. Estados Unidos, ante su afición, se imponía por 10-4 a mitad del sábado. Ese colchón era más que suficiente para dar por descontada la victoria americana. Chema Olázabal lideraba a un equipo que, de forma inexplicable, le dio la vuelta al marcador. Martin Haymer, Franceso Molinari y Ian Poulter lograron la impresionante remontada.

Baloncesto: Leyenda McGrady

Toronto Raptors, Orlando Magic y Houston Rockets, entre otros, disfrutaron del talento de uno de los mejores jugadores NBA de la primera década de los 2000. Tracy McGrady, nacido en Bartow (Florida) en 1979, fue el encargado de escribir uno de los pasajes más míticos del baloncesto americano. Fue en un partido de la liga regular, en diciembre de 2004, ni siquiera en las últimas jornadas. San Antonio Spurs ganaba por ocho puntos en la cancha de los Rockets a falta de 38 segundos para el final del partido.

 

McGrady avisó con un triple, contestado por los tejanos con dos tiros libres. A 30 segundos del final, los visitantes gozaban de siete puntos de ventaja. Entonces, el de Bartow sorprendió a todos con otro triple, aderezado con falta. 78-75. Los Spurs logran otros dos puntos, contestado con otro triple de McGrady. El ‘mesías’ de Houston remató la faena robando el balón cuando solo quedaba un suspiro para el final. Echó a la carrera y, en vez de hacer un mate, se quedó clavado a los siete metros para encestar su tercer triple consecutivo. McGrady logró la friolera de 13 puntos en 38 segundos para la historia.

Beisbol: Los Red Sox ‘traumatizan’ a los Yankees

La extinta maldición de los Boston Red Sox es conocida más allá del Atlántico y el Pacífico. El equipo de béisbol fue el caudillo de la liga norteamericana en las dos primeras décadas del pasado siglo. Lograron cinco títulos, un registro marcado a fuego en la historia del primer deporte estadounidense. En 1918, traspasaron a Babe Ruth ‘El bambino’, estrella del equipo. Aquella operación sepultó la buena racha del equipo, que no ganó ni un título más en el resto del siglo XX.

 

En 2004, pese a alcanzar la final de conferencia, la vida parecía seguir igual. Los Yankees de Nueva York, su némesis, ganó los tres primeros partidos, a una sola victoria del triunfo definitivo. Para sorpresa de todos, el equipo de Boston volteó la final y se acabó imponiendo por 4-3. Siguieron progresando en las Series Mundiales y terminaron proclamándose campeones.

 

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar