NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MOTOGP

La KTM más ‘católica’: “Es el momento de creer”

La marca austriaca habla de la mayor evolución en los últimos años en torno a una RC16, con la que se ven aspirando a todo: “El único objetivo es el título”.

Actualizado a
La KTM más ‘católica’: “Es el momento de creer”
KTM MotoGP

La puesta de largo de KTM tuvo más de formalidad que de mística, porque el primer día de febrero fue su hermano pequeño (GasGas) quien se encargó de mostrarle al mundo cómo sería la RC16 con la que la casa de Mattighofen buscará dar un paso adelante en un Mundial, que acabaron segundos en la clasificación por equipos durante su última participación. La hazaña no fue hace tanto como parece, porque apenas se acaba de despedir 2023, pero ahora esa temporada simplemente es un punto de partida desde el que los austriacos sólo contemplan ir a mejor con Jack Miller (28 años) y un Brad Binder (28 años), que será su punta de lanza hasta 2026... si Acosta no dice lo contrario.

La pretemporada del debutante español ha sorprendido al propio seno de KTM, pero en esta ocasión toca hablar de lo que se verá en el box naranja durante un 2024 que afrontan con más fe que nunca. Y la respuesta es evidente: una máquina de ganar. La fábrica austriaca llegó a la clase reina a principios de 2017, después de ganar carreras en 125cc y 250cc, y su ambición no era otra que replicar todos los éxitos que cosecharon en las cilindradas inferiores. Demostraron su compromiso con el mensaje siendo (en 2021) la primera marca que se comprometió con MotoGP hasta 2026 y ese objetivo, es ahora más realista que nunca según el team manager del equipo, Francesco Guidotti: “Para ser honestos podemos ganar desde la primera carrera, es el momento de creer”.

Desde Mattighofen se han reforzado uniendo al equipo de pruebas que lidera Dani Pedrosa, a uno de los grandes conocedores de la RC16: Pol Espargaró. Hablan del “mayor progreso que han hecho en los últimos años” y el objetivo no es otro que seguir aumentando la cifra en el contador de esas seis victorias absolutas en grandes premios, que atesoran las vitrinas de Mattighofen. La última llegó en Tailandia 2022 (gracias a Oliveira) y eso significa que entre medias ha habido un año en blanco que quieren detener a partir de un trabajo aerodinámico incuestionable. “Las cosas van mucho mejor de lo que parecen en las hojas de tiempos”, dejó claro Binder después de unos test de Sepang que le dejaron con ganas de más, ante un compañero de equipo “hambriento” como Miller que ve 2024 como su gran oportunidad: “Espero poder conseguir el objetivo que tenía para el año pasado”.

Entonces fue el sudafricano quien marcó la pauta y dejó al piloto aussie en segundo plano: 4º en el Mundial de pilotos, un total de 8 podios y dos victorias en la esprint, además de establecer un nuevo récord de velocidad máxima en MotoGP de 366,1 km/h (en Mugello. ). Y aunque la llegada de Miller “nos hizo mejores” como destacó el jefe Beirer en el vídeo de presentación, desde KTM entienden la figura de Binder como un valor seguro: “Es mejor cada día”. Aunque la prioridad, en un equipo de fábrica que ni siquiera ha perdido el tiempo en darle una vuelta a su decoración y simplemente ha puesto todo su empeño en ser los mejores, lo realmente importante es comenzar a ser regulares desde el principio. Porque “el único objetivo que podemos tener es el título”, reconoce sin miedo Guidotti, antes de abordar un reto que “es fácil decir, pero no conseguir”. Pero están preparados.