NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

F1 | VASSEUR

“A Sainz no le falta nada”

Vasseur charla con AS sobre su llegada a Ferrari. Le sorprende la “presión externa” y celebra contar con “dos pilotos fuertes que pueden ganar carreras”.

Frédéric Vasseur, jefe de Ferrari, en el GP de Arabia Saudí.
Qian Jun/MB MediaGetty Images

Le sobra naturalidad a Frédéric Vasseur (Francia, 58 años). Se ríe a carcajadas ante la presión impostada sobre Ferrari. Es un hombre de carreras, de negocios y de política en la Fórmula 1, pero no de pantomimas. Por eso, a su llegada a Maranello le sorprendió, entre otras cosas, la influencia que pueden llegar a ejercer los medios italianos sobre la moral de sus trabajadores. El inicio de temporada de la Scuderia es malo, con un cuarto y un sexto puesto de Sainz como mejor botín y una avería de Leclerc a las primeras de cambio, pero no se puede señalar a Vasseur: se incorporó al puesto de team principal el 9 de enero y todo lo hereda en el SF-23. Apenas ha dado cuatro o cinco puntadas (como simplificar el área de estrategia) mientras observa el traqueteo del equipo en acción, y proyecta los próximos pasos al frente de Ferrari.

Fréd comparte un almuerzo con AS y una pequeña selección de medios españoles para hablar de forma distendida, no tanto de evoluciones (necesarias) o degradación de neumáticos (preocupante), sino de su filosofía al frente del equipo más famoso, seguido y presionado de la parrilla. “Mucha gente me dijo que Ferrari sería difícil de gestionar internamente y eso no es del todo cierto. El ambiente y la colaboración dentro del equipo es buena, pero tenemos más presión desde fuera”. ¿Se refiere a la prensa italiana? “Es mi trabajo”. Aunque sí se sorprende de la rumorología alrededor de la escudería: “Esta clase de comentarios pueden afectar a la moral del equipo. Les pueden afectar esta clase de rumores que no tienen nada que ver sobre la realidad”.

“Tenemos dos pilotos fuertes y hay que utilizarlo como recurso”

Su intención es cuidar a Sainz y Leclerc como primeros espadas mientras estén en una situación similar en el campeonato. No es fachada. “He pasado 30 años en el muro con pilotos jóvenes y en las categorías júnior no hay primer y segundo piloto. Todos tienen el mismo material. Si lo puedes hacer en categorías júnior, no puedo imaginarme que Ferrari no tenga la capacidad de proveer a los dos pilotos el mismo material. Sería incluso más difícil no hacerlo. Luego en algún momento de la temporada puedes tener que tomar una decisión. Si Carlos lucha con Verstappen y tienes que hacer el rebufo de Monza, y tienen muchos puntos de ventaja sobre el resto, es más fácil tomar decisiones. Nosotros tenemos dos pilotos que pueden ganar carreras”.

Sainz y Vasseur, en el muro de Ferrari durante los test de Bahréin.
Ampliar
Sainz y Vasseur, en el muro de Ferrari durante los test de Bahréin.

No es cuestión de igualdad, sino de sentido común: “Imagina que ahora Pérez gana dos carreras y Verstappen abandona, falla una caja de cambios y recibe una penalización para la siguiente. Y después de Mónaco, Pérez tiene 100 puntos de ventaja sobre Verstappen. Estas situaciones pueden suceder en cualquier parte, hay que recordar la temporada de Rosberg y Hamilton (2016). Nadie esperaba que ganara ese Mundial y lo ganó. Hay que empujar con los dos pilotos y luego la situación del campeonato te lleva a tomar decisiones”. “Tenemos dos pilotos fuertes que pueden sumar puntos, hacer podios y ganar carreras. Y tenemos que utilizarlo como un recurso. Podemos empujar a fondo con los dos”, zanja. Y en referencia a Sainz, elimina el debate sobre si el SF-23 le va bien, mal o regular: “A Carlos no le falta nada. No tenemos que empezar a decir si le falta ahí o allá. Gastó un juego más de neumáticos en la Q2 (de Yeda) y no tenía comodín en la Q3. Pero está ahí, no tenemos que decir si el coche no se ajusta o si a Carlos le falta algo”.

“Cualquier ahorro de cada departamento se irá directo al coche”

Le han preguntado demasiadas veces si se inspira en Jean Todt, compatriota y referente. Tienen una comida pendiente. Remarca que Ferrari sí tiene un director técnico al contrario de lo que parecía: “Enrico Cardile, jefe de chasis; y Enrico Gualtieri, jefe de motor, es la misma división que en Mercedes o Renault”. Y admite que hay un departamento en el que el equipo necesita mejorar: “Pero me lo guardo para mí”. También insta a todos los empleados, fábrica incluida, para que participen de la competitividad del coche: “Intento lanzar el mensaje de que las prestaciones vienen de todos, incluyendo al personal de logística. Porque si pueden hacer un ahorro mínimo se irá directo al coche. No solo aerodinámica y motor. Lo mismo con la fiabilidad, cada empleado es parte del objetivo de fiabilidad cuando diseñan y producen la pieza. Esa es la mentalidad que quiero, convencer a todos de que traen prestaciones”.