MOTOGP

Esta Honda no adelanta

A Pol se le ve desesperado con su HRC por el cambio de la pretemporada a las carreras: "La moto no parecía rápida, era rápida. ¿Qué ha pasado? No entendemos".

Le Mans
0
Esta Honda no adelanta
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Cómo ha cambiado la película para Honda, y para mal, en tan poco tiempo. Del "estamos de vuelta" de Alberto Puig tras la cita inaugural de Qatar, al asumir públicamente de Marc Márquez que no están para luchar por el título y a la desesperación de Pol Espargaró tras el fiasco de Le Mans, por no entender que la nueva RC213V fuera una moto buena y apta para todos los públicos a una como la actual con la que le resulta imposible adelantar rivales.

"Esta Honda no adelanta. Las salidas tienen que ser muy buenas, porque a mí al menos me cuesta muchísimo adelantar. No había manera de adelantar a las dos KTM y tenía que recuperar el tiempo perdido en la frenada, más luego intentar entrar dentro de la curva. He perdido en tres o cuatro vueltas, intentando adelantar cuatro veces, un segundo y medio, sólo porque me iba muy largo y no era capaz. Normalmente salgo bien y aquí he salido mal y no he podido recuperar posiciones, lo que me ha penalizado muchísimo", aseguró Pol visiblemente frustrado tras acabar undécimo en Le Mans.

Al pedirle que explicara los problemas de su moto, lo hizo con precisión: "El problema primero es que no puedo acelerar rápido, con lo que ellos te sacan poca distancia pero lo justo para que no puedas frenar luego más tarde que ellos. Luego, cuando tengo que frenar, tenemos el problema de que no paro bien la moto, porque el tren trasero se bloquea muy rápido, le pedimos mucho al neumático delantero, sobrepasamos su límite y empieza a bloquearse. Si a eso le añades la elevada temperatura y el detrás de alguien pues se hace muy, muy complicado. En Jerez me quedé detrás de las dos KTM y aquí también, esperando que cometieran un error. Cuando lo ha cometido Oliveira, se ha caído y casi me como su moto, con lo que he perdido dos posiciones y mucho tiempo".

Y al preguntarle cómo es posible que la nueva Honda pareciera el arma definitiva en los test de invierno y ahora sea un calvario para sus pilotos, dice: "No sé responder. No lo parecía, lo era. Ese es el tema. La moto iba bien, los tiempos salían, en ritmo, con neumáticos usados, reusados, con neumáticos nuevos, a una vuelta, a dos vueltas, a diez vueltas, a veinte vueltas, a distancia de carrera. En Malasia, si no era el más rápido de ritmo, casi, y en Indonesia, más de lo mismo. Allí, además, fui el más rápido a una vuelta. La moto no parecía rápida, era rápida. ¿Qué ha pasado? En ese punto estamos. No entendemos. El grip ha bajado mucho y esta moto no está generando el grip que esperábamos por meterle más peso y más tracción en el tren trasero. Estamos sufriendo porque tiene mucho peso en el tren trasero para intentar generar más grip, pero no lo está generando y eso nos provoca otros problemas añadidos. Ni yo como piloto ni los ingenieros como ingenieros entendemos la situación. Es complicado".

Y a todos estos problemas de Pol se suma la inestabilidad de no saber cuál será su futuro, si Honda apostará por renovarle o por fichar a Mir, teniendo la alternativa de regresar a KTM, donde no van las cosas especialmente bien este año precisamente...