MOTO3

Teo Martín llega sin frenos: "Me gustaría estar un día en MotoGP"

Sigue ligado a los coches ("me gustaría ganar en el primer año con Hyundai"), pero se ha enganchado rápido a las motos: "Te anima el ambiente que hay. Esto es la bomba".

0
Teo Martín llega sin frenos: "Me gustaría estar un día en MotoGP"
MT Helmets-MSI

El Mundial en general, y el de Moto3, en particular, está de enhorabuena esta temporada por la llegada al campeonato de Teo Martín, un histórico de las carreras de coches que al fin ha dado el salto a la dos ruedas. A punto de cumplir los 67 años, el creador del instituto MSI tiene la ilusión de un niño, y ha formado el MT Helmets-MSI de Moto3 que está dando que hablar con el novato Diogo Moreira y en el que cuenta con dos socios de confianza que saben bien de qué va esto, Óscar Manzano y Jordi Gatell. Ojo con el recién llegado que sueña incluso con MotoGP...

-¿Cómo ha tardado tanto en recalar en el Mundial de motos un hombre de carreras como usted?

-Hace cinco años que ya tanteamos la posibilidad, hablando con Paolo Simoncelli. Hubo un acercamiento cenando para hacer juntos Moto3. Le dije que me encantaría, pero paramos el proyecto y lo retomamos hace un par de años. Hablé con Carmelo (Ezpeleta). Le dije que quería tener un equipo, pero entonces no había hueco. Y el año pasado se lo volví a decir y me dijo: "Teo, si haces un proyecto como el que haces en los coches, formativo y serio, tendrás plaza". Y así lo hemos hecho, uniéndome a Óscar (Manzano) y Jordi (Gatell), que estaban haciendo ya el Mundial Junior y de ellos salió Pedro Acosta. Son una gente seria y con mucha pasión. El campeonato me dio las plazas a mí para que yo las gestionara y me asocié con ellos.

-¿Primeras sensaciones?

-Estoy encantado.

-Este GP de España es el primero al que viene como copropietario de escudería, ¿no?

-Correcto. Había venido antes de visita, pero no a competir. Tenemos muchas categorías en los coches y es muy difícil cuadrar calendarios, pero Jerez no me lo podía perder. Hemos ganado muchas veces aquí en coches y tenía que venir a competir en moto.

-¿Cambia mucho la película?

-Sí, cambia mucho. Antes venía de visita y a saludar a amigos. Ahora estamos compitiendo y procuro estar pendiente de todo. Es una gran satisfacción y ahora te das cuenta de la organización perfecta que es este gran premio. Hay que felicitar a IRTA y Dorna.

-¿Diferencias que nota entre el mundo de los coches y el de las motos?

-Los circuitos se llenaban antes con las carerras de coches y ahora, F1 aparte, la asistencia ha ido bajando y bajando. Por eso vengo a las motos y me lo planteo como un reto. En los coches llevamos tres años ganando tres títulos por año de manera ininterrumpida y, entre comillas, te cansas un poco de ganar. Además, como tenemos el tema de la formación de la universidad, el MSI, y nos unimos a la Universidad Francisco de Vitoria, para hacer los grados oficiales. Hacemos el master de motorsport para ingenieros y la formación profesional para mecánicos. Esto es una labor increíble y al entrar en el Mundial de motos queremos hacer en nuestra universidad un edificio exclusivo para motos, donde tengamos los equipos y hagamos formación de ingenieros y mecánicos para la competición y también para la calle, porque en Madrid hay mucho problema de mecánicos de motos.

-¿Viene a las motos dispuesto a crecer o se conforma con Moto3?

-(Sonríe). A mí me gustaría crecer, pero todo tiene que ser a su tiempo. MotoGP es difícil, porque son plazas muy cerradas, pero siempre hay que tener un sueño y me encantaría estar un día en MotoGP.

-¿Pasando por Moto2?

-Si tuviera la oportunidad de estar en MotoGP saltaría directamente desde Moto3, saltándonos Moto2, pero entiendo que hay que ir antes a Moto2. Esto es una ilusión, nada más.

-¿Ezpeleta alimenta su sueño? Se lo digo porque su cara refleja ilusión cuando habla de ello...

-Carmelo me dice que es difícil, porque los equipos que hay están muy asentados, pero bueno…

-Tiene un diamante en bruto en Moto3 con el brasileño Diogo Moreira. Es una de las sesanciones del arraque de temporada…

-Es un chico majísimo y me sorprendió mucho que prefiriera estar con nosotros teniendo oferta de KTM y Ajo. Yo no entendía la razón por la que nos escogía a nosotros. Sólo sé que no quería que estuviera por medio Monlau, llegó un acuerdo con ellos para liberarse y no quería estar en un equipo oficial. Quizá buscaba tener menos presión y veía que nosotros éramos más como una familia con mucha pasión. Y también que podemos crecer juntos. Da gusto ver al equipo trabajar, con la pasión que lo hacen, y así es como se tienen que hacer las cosas.

-Le veo enganchado al paddock de las motos. ¿Hay mejor ambiente que en las carreras de coches?

-Hay muy buen ambiente. En los coches llevamos mucho tiempo y en los últimos años hemos sido equipo semi de fábrica de McLaren, lo mismo que con BMW, con lo que siempre estás peleándote con el otro equipo de fábrica. Gracias a Dios, les ganamos, y aquí veo que nos invitaron a tomar una cerveza ayer donde Suzuki, con Estrella Galicia, y hablas con la gente, ves pilotos y te saludas con Jorge Martín o Joan Mir. A mí me encantó.

-Es un paddock aún de carreras de antes.

-Pues sí. Y hay otra cosa, que es que Carmelo hace partícipes a los pilotos y los escucha y cambian impresiones con ellos, para mejorar la seguridad. Aunque todos quieren ganar y van a lo suyo, este Mundial es una gran familia y está muy bien pensado.

-Me sorprende verle tan ilusionado a sus 66 años. ¿Le ha entrado ya el veneno de las motos por las venas?

-(Sonríe). En los coches sigo con esa pasión, pero ya no tanto. Me ilusiona que en los coches hemos empezado este año como equipo de Hynduai y me gustaría ganar en el primer año, y hay pasión, pero en las motos te anima el ambiente que hay y sientes que esto es la bomba.

-¿Se ve ganando el Mundial de Moto3 algún día?

-(Se ríe). Ya me gustaría, pero eso son palabras mayores. Si hubiéramos tenido equipo el año pasado, hubiera estado Pedro Acosta con nosotros… Qué alto puso el listón.

-Para terminar, ¿cuál cree que es su mayor hito deportivo?

-Una gran satisfacción fue ganar en 2020 los tres títulos del GT Open con McLaren. Ya lo habíamos ganado con Honda en 2019 y el año pasado con Honda, en turismos, pero es diferente correr el CET al GT Open, que es un campeonato internacional por toda Europa.

-A ver si un día puede presumir de título de Moto3 y de estar en la parrilla de MotoGP.

-Ojalá, ojalá.