F1 | ARABIA SAUDÍ

"Mi cuello estaba roto, no me podía sujetar la cabeza"

Magnussen y Hulkenberg hablan del "infierno" de Yeda para dos pilotos que hace unos días no tenían previsto correr aquí. Hamilton tiene otros problemas.

Arabia Saudí
0
Kevin Magnussen (Haas VF-22). Jeddah Corniche, Arabia Saudí. F1 2022.
Clive Mason

Si no te has subido a un Fórmula 1 en los últimos tiempos y tienes que retomar el ritmo en Jeddah Corniche, algo no va a salir bien. Con esa impresión se bajan del coche Magnussen, piloto de Haas tras la salida del ruso Mazepin; o Hulkenberg, que sustituye a Vettel por COVID. El trazado saudí oficialmente tiene más de veinte curvas, pero en realidad solo hay seis puntos de frenada, se rueda prácticamente todo el tiempo por encima de los 250 kilómetros por hora y los pilotos lo definen como "una violenta montaña rusa", "una lavadora", según el alemán de Aston Martin, que acaba con los cuellos de quienes no han entrenado suficiente, sobre todo para quienes hace unas semanas no tenían previsto participar en el GP de Arabia Saudí.

Kevin Magnussen, al aparcar el coche décimo en la Q3 del sábado, cargó con la culpa: "Tenemos que estar contentos con la Q3 pero el coche estaba mejor que para un décimo. Mi cuello estaba completamente roto en Q3, no podía sujetar la cabeza y no podía pilotar bien. Había medio segundo ahí, un quinto puesto era posible, y además mi mejor vuelta era con un neumático usado. El equipo merecía un quinto puesto pero yo no se lo di". El danés, por cierto, tranquilizó tras el accidente de Mick Schumacher, que no correrá este domingo porque no merece la pena el esfuerzo de reparar tantos desperfectos en el coche: "Me dijeron que está bien y es increíble, viendo su accidente, pero la seguridad de estos coches es enorme y ahora sales andando de un coche como ese. Estaba haciendo una gran clasificación e iba a hacer un gran resultado".

Mientas, Nico Hulkenberg lamenta no ser "capaz de hacer una vuelta completa" que le permitiera salvar el corte de la Q1 por culpa del físico. Fue 18º, aunque al menos gana el puesto de Mick. "Fue divertido, la clasificación siempre es divertida pero corta. No fui capaz de hacer una vuelta completa. No he corrido desde hace mucho tiempo hasta Bahréin y el desafío de la carrera es enorme para mí. Espero sobrevivir y terminar la carrera", dijo el reserva de oro de la Fórmula 1.

De la primera pole mexicana y desastre de Hamilton

Delante, otro mundo. En igualdad de condiciones, en 2021, Checo sólo batió una vez a Verstappen en clasificación en toda la temporada. Fue en Ímola, el mexicano salió segundo y Max, tercero. En Arabia Saudí, Sergio Pérez superó al campeón del mundo a una vuelta para firmar la primera pole de su carrera deportiva en su gran premio número 214, que también es la primera que consigue México en la historia de la Fórmula 1. "Vaya vuelta, increíble", dijo al bajarse del coche el piloto de Red Bull, orgulloso: "Podría dar mil vueltas más y creo que no podría batirla. No esperábamos estar al nivel de Ferrari en esta clasificación, pero espero que podamos batirles en la carrera".

Verstappen, por su parte, no se bajó del top-3 en clasificación durante todo el año pasado, a excepción de dos penalizaciones en parrilla en Rusia y Qatar. En Jeddah Corniche, a las primeras de cambio, se quedó cuarto tras su compañero y los dos Ferrari. Aunque no debe estar preocupado: su gran rival por el título hasta Abu Dhabi, Lewis Hamilton, se quedó eliminado en la Q1. El inglés dijo tras bajarse del Mercedes que no tenía "tren trasero" y que considera "salir desde el 'pit-lane" porque así podrían revisar el set-up del coche. "Pueden pasar muchas cosas, pero le pido disculpas a mi equipo, han trabajado muy duro y cuando no rindes, es asqueroso".