MOTOGP

Dovizioso y Binder lucen la nueva equipación del WithU Yamaha

La escudería malaya ha presentado en el Teatro Filarmónico de Verona la M1 con la que disputarán este 2022. "Esperamos un proyecto competitivo", dice Razali.

0
Dovizioso y Binder en el Teatro Filarmonico de Verona
MotoGP

"Es una presentación especial", fueron las primeras palabras que salieron de Andrea Dovizioso. Y no le faltaba razón al italiano. El Teatro Filarmónico de Verona acogía la puesta de largo del equipo satélite de Yamaha en una nueva andadura dentro de MotoGP, donde la compañía energética WithU se convertía en la nueva protagonista. Llevaban apoyando el proyecto desde 2018, pero no ha sido hasta este momento cuando han decidido subir ocupando el papel principal a un escenario en el que no ha faltado la ópera ni tampoco, la M1 que competirá con Andrea y Darryn Binder a su manillar durante un 2022 que será todo un curso de aprendizaje dentro del garaje de la estructura malaya.

El equipo de Razlan Razali, team principal del proyecto, renace tras el adiós de Valentino y el ascenso de Morbidelli a la estructura oficial, con una alineación de contrastes entre los 20 años de experiencia de Dovizioso en el Mundial, 14 de ellos en MotoGP, y la condición de 'rookie' del sudafricano después de un salto directo que le asciende de Moto3 a la categoría reina. De lo que a priori puede parecer una apuesta demasiado arriesgada, su máximo representante espera "un proyecto competitivo". Quieren que le equipo malayo continúe con la línea de los últimos tres años "haciéndolo bien", como resaltaba un Wilco Zeelemberg, team manager de la escudería, impaciente porque eche a rodar un curso que encenderá por primera vez el semáforo el próximo 6 de marzo en Qatar.

Hasta entonces los equipos se conformarán con desvelar sus máquinas de competición, con un vinilado también renovado en el caso del WithU Yamaha, en el que la compañía se llevó todo el protagonismo con el permiso del Coliseo. Porque la primera visión de la montura japonesa, que sí conserva el fondo oscuro en su carenado, ha tenido como espectador de lujo el monumento más icónico de Italia, para que al mismo tiempo sirviese como símil a las pretensiones de un proyecto que busca la grandeza dentro del Mundial.

Un año de aprendizaje

Por fin Dovizioso y Binder se encontraron con su acompañante de una temporada en la que el italiano, reconoce que "no ha sido fácil" andar los primeros pasos. "La moto es muy diferente", continuó diciendo tras su primera toma de contacto con la M1, pero sigue teniendo una mentalidad ganadora que potenció especialmente durante sus años en Ducati: "Intentaré estar listo y ser rápido lo más pronto posible". ¿Le servirá su experiencial? Andrea tiene claro que le ayudará "a no cometer errores", aunque al mismo tiempo le condicionará y por lo tanto, le obligará a buscar un equilibrio entre ambos factores para cumplir su objetivo.

Será diferente la misión de un Darry Binder que de partida, comenzará con mucha presión sobre sus hombros y no por ser uno de los cinco novatos de la categoría. Su polémico pilotaje le acompaña en su llegada a MotoGP, pero puede que el estilo que exige la montura de la clase reina también proyecte un comportamiento diferente sobre el asfalto: "Nunca he pilotado algo parecido y tengo que adaptar mi estilo. Los frenos son más pesados, hay mucha más potencia… En Moto3 solo tenías que abrir gas y ser lo más rápido posible, por lo que estoy seguro de que tendré que hacer algunos cambios". Tanto el objetivo del sudafricano como el del equipo es ir "paso a paso" y el primero, ha sido saborear el primer Prosecco del año. Si habrán más ocasiones de brindar, se sabrá una vez caiga la bandera a cuadros.