MOTOGP

El plan de MotoGP

El Mundial rechaza las posibles cuarentenas que puedan imponer algunos países y fija en 19 el mínimo de grandes premios a celebrar durante este 2022.

0
El plan de MotoGP

La única certeza que ha dejado la pandemia después de dos años, es que no hay certeza alguna. Variantes, enlaces entre olas y restricciones que no solo afectan a la vida cotidiana, sino que también se trasladan hasta el ámbito deportivo. El virus no ha querido hacer distinciones y ha impuesto la supervivencia en todas las competiciones que van adaptando sus planes a un ritmo impredecible con el que han tenido que aprender a bailar. En el mundo del motor, de momento, se han salvado dos temporadas que parecían imposibles (especialmente durante la 2020), pero por tercer año consecutivo se enfrentan a una situación familiar, para la que MotoGP ha marcado sus propias directrices a pesar de que tendrá que tener en cuenta las condiciones que se encuentre en los escenarios que tienen reservados para este curso.

Mientras que el paddock de la Fórmula 1 ha hecho obligatoria la vacunación de todos sus integrantes, tal y como confirmó Stefano Domenicali, CEO del Mundial, tras el último Consejo Mundial del Motor, desde MotoGP abogaron por dejar libertad hace un año cuando el Gobierno de Qatar ofreció a Dorna un programa de vacunación gratuito para todos sus miembros. Entonces las restricciones eran menos severas que las que muchos países han introducido en la actualidad y para muestra un botón. El número 1 de la ATP, Novak Djokovic, se queda fuera del primer 'Grand Slam' del año en Melbourne y ni siquiera su condición de líder, le librará de ausentarse también en Roland Garros si no aterriza en territorio francés con la pauta de vacunación completa.

De partida la única evidencia que deja la situación del serbio, es que la cuarentena impuesta para los extranjeros que lleguen a Australia sin el certificado de vacunación será inapelable.Y para esa postura la hoja de ruta establecida por Dorna no tendrá hueco en su calendario como resaltó su máximo representante, Carmelo Ezpeleta, en EFE: "Si nos dicen que tenemos que estar catorce días de cuarentena la respuesta es clara, ¡no, no voy! Ese es límite". La visita de MotoGP a territorio australiano está marcada para el 16 de octubre y aunque todavía resta más de medio año para que llegue ese momento, la "línea roja· es inamovible y sirve como precedente para todos los países con restricciones que anteceden al GP de Australia.

'El Plan'

La idea de la organización es cumplir, como mínimo, con un total de 19 grandes premios durante la temporada que llega. A lo largo de 2021 se completaron 18 carreras, con cuatro repitiendo escenario, y la cifra estimada para este año es un objetivo tan realista como ambicioso, puesto a que de partida el calendario tiene marcados un total de 21 fines de semana, "porque hay que respetar los contratos firmados, pero puede ser que caiga alguno”. La prioridad de de Dorna es recuperar poco a poco una normalidad que se va introduciendo con una mayor presencia de personal en el paddock, aunque el aforo nunca volverá a ser el mismo que antes de la pandemia por razones ajenas al virus.

Ezpeleta justifica esta decisión equiparando la trastienda del Mundial con el fútbol: "Es como meterse en el vestuario de un equipo". Y ni siquiera el deporte de masas se libra de las restricciones. Francia obligará a que Madrid y Chelsea estén vacunados para poder jugar la Champions en su territorio y mientras que algunos no tendrán más remedio que cumplir con las exigencias que marque cada país, desde MotoGP quieren su propio plan. Con la visita en el horizonte a 16 países y 4 continentes diferentes, no pretenden sucumbir las presiones. Aceptar restricciones haría inviable por organización y tiempo el desarrollo normal de la temporada, y el show debe continuar para dar la bienvenida a una nueva normalidad, que se está haciendo de rogar.