DAKAR | COCHES | ETAPA 12

Al Attiyah III de Arabia

El qatarí, líder inamovible desde el primer día, recoge el testigo de Sainz y Peterhansel y gana su cuarto Dakar en la tercera edición del desierto árabe.

Yeda
0
Al Attiyah celebra su victoria en el Dakar 2022 con Baumel, su copiloto.
FRANCK FIFE AFP

Pisas su asfalto y todavía puedes sentir toda la emoción que se vivió aquel día. Aquí, apenas hace un mes, se vibró como nunca con uno de los duelos más intensos y espectaculares de la historia del deporte, un deleite que fue decisivo para coronar a un campeón. Y ahora, el mismo escenario se engalana para recibir a otro. Jeddah Corniche apenas se acaba de construir, pero ya es inolvidable para la F1 con aquella lucha entre Hamilton y Verstappen, del mismo modo que lo será para el nuevo rey del Dakar, Al Attiyah III de Arabia.

El podio instalado en el circuito semiurbano de la ciudad saudí tenía un lugar preferente para el Toyota del qatarí. Desde el primer hasta el último kilómetro de los más de 8.000 que ha recorrido el Dakar 2022 por Oriente ha estado gobernado por Nasser, un ciclón imparable con viento a favor desde el Día 1 que nunca vio peligrar lo que se daba por hecho que sería suyo: su cuarta victoria en el desierto, la tercera en Arabia recogiendo el testigo de Sainz (2020) y Peterhansel (2021). Los pronósticos eran claros, pero se quedaron incluso escasos.

En aquél caótico waypoint de la primera etapa, Al Attiyah encontró un atajo directo al éxito. Él y Baumel, su copiloto, acertaron donde la mayoría encontró un laberinto que desató una de las mayores polémicas de esta edición y se sacudió de golpe casi a todos sus rivales. Solo Loeb pudo replicarle y aguantó, pero tardaría poco en descolgarse en un tercer día nefasto para él. Desde entonces, Nasser solo tuvo que dedicarse a gestionar su renta tras sortear una amenaza de descalificación y un susto en su Toyota.

Eso mismo hizo el día final al que llegó con 33 minutos de ventaja sobre el francés de BRX. Así, pudo disfrutar de los últimos 160 kilómetros del mismo modo que el ganador del Tour lo hace del paseo por los Campos Elíseos. Solo era cuestión de llevar el coche a meta, aunque fuese con una mano. Daban igual los seis minutos que cedió con Loeb y los ocho con Lategan, que ganó la etapa con otro Hilux, ya estaba todo escrito, Al Attiyah solo tenía que estampar su firma para recoger el paquete que traía su corona.

Etapa 12 y General de coches del Dakar 2022.

El qatarí era quien más tuvo que celebrar, pero no el único. Porque Sainz, pese a acabar 12º, y Audi también tienen motivos suficientes para ello, en concreto cuatro, el total de triunfos de etapa con los que se marchan bajo el brazo en su primer año: dos de Sainz y uno de Peterhansel y Ekstrom. Cierto es que al olvidarse de la general a la primera de cambio pudieron atacar para conseguirlas, pero también que tienen coche para poder hacerlo. A Nasser le bastó con dos (más la del prólogo) para imponerse, no le hizo falta más. Lo que venga, será otra historia.

Al Rajhi completó el festín árabe haciéndose con el tercer puesto del podio 26 minutos por encima de Terranova. El tercer BRX de Nani Roma se perdió en la general después de esas vueltas de campana que dio en la cuarta etapa, así que la plaza del segundo mejor representante español se lo quedó Laia Sainz con el puesto 23º. Un poco más atrás, pero también entre los 30 mejores acabó Esteve (27º). Fuertes lo hizo 34º y Checa descolgado tras su accidente de la Etapa 3. Cristina Gutiérrez, certificó su podio como tercera en T3.