F1 (ARABIA SAUDÍ) | LIBRES 3

Un espejismo en el desierto

Verstappen manda, por fin, pero Hamilton se quedó a dos décimas con el neumático más duro de Pirelli. El inglés, favorito para la pole. Sainz fue octavo y Alonso, 11º.

Yedda
0
Max Verstappen (Red Bull RB16B). Yeda, Arabia Saudí. F1 2021.
ANDREJ ISAKOVIC

Los equipos no engañan ni se esconden en los entrenamientos libres, al contrario de la creencia popular. Buscar el mejor tiempo posible en las condiciones idóneas de neumáticos, motor y carga de combustible sirve, entre otras cosas, para dar confianza al piloto dos horas antes de la clasificación. Pero Red Bull y Mercedes empiezan a poner muy difícil alcanzar conclusiones: Verstappen mandó y por fin se destacó con el neumático más blando en Yeda, pero Hamilton dio su vuelta más rápida con la goma dura y eso desacredita cualquier análisis. El inglés, ya con el motor ‘pata negra’ en su W12, parece la referencia absoluta y el favorito único para la pole. Quedó a dos décimas con un neumático que es 0.9 segundos más lento. Si bien, Max logró su mejor registro con unas gomas muy usadas.

Que Checo, Tsunoda y Gasly, los otros tres motores Honda, terminasen después de Bottas sí tiene una lectura: la unidad de potencia japonesa llega fresca y es capaz de regenerar algo más de energía en una vuelta a fondo, sin tiempo para recuperar. Es la baza que puede salvar a Verstappen este fin de semana en un circuito muy rápido y espectacular a una vuelta, pero que no ofrecerá muchísimas posibilidades de adelantamiento en carrera.

Sainz fue octavo, justo por detrás de Leclerc, y Alonso undécimo, algo más atrás que su compañero. El Ferrari está asentado en el top-10 y eso no es un mal síntoma en un circuito de potencia y energía. De algún modo, sería una sorpresa que el Alpine siguiera ahí en Q3 si los McLaren recuperan lo que es suyo, porque Alpha Tauri parece inalcanzable para el coche francés este fin de semana.

La clasificación se presume reñida porque el tráfico en Q1 será molesto: el director de carrera ya ha apuntado que en las ‘eses’ rápidas no se podrá aminorar en exceso la velocidad si viene un coche por detrás marcando un tiempo. Eso comprometerá las vueltas de calentamiento, que deberán ser más rápidas y, por tanto, menos eficientes. La parrilla será decisiva, como siempre.