F1

Un espaldarazo a Ferrari

Binotto celebra la mejoría en detalles como el doble pit-stop y la gestión de los neumáticos: "El coche no se desarrolló este año, mejoramos por el trabajo del equipo".

0
Un espaldarazo a Ferrari
FOTO COLOMBO IMAGES Ferrari

Ferrari se marcó en Qatar un doble ‘pit-stop’ exitoso, cambiaron las ruedas a Sainz en 2.2 segundos y a Leclerc, en 2.4. La maniobra contrasta con otras que no fueron tan eficientes esta temporada y aunque suene a anécdota, pone de manifiesto la mejoría de la escudería desde 2020 y también a lo largo de 2021. Mattia Binotto, al frente, lo resume: "El equipo ha progresado mucho desde que empezó la temporada en lo que se refiere a estrategias, gestión, comunicación con los pilotos, cuidado de los neumáticos. Desde Paul Ricard tratamos de contener nuestros problemas de degradación y en Losail, donde las ruedas reciben mucha energía por las curvas de alta velocidad, supimos controlar el ritmo sin pasar del límite, aunque fuera difícil".

"Además los ‘pit stop’ se gestionaron bien con una doble parada y los mecánicos hicieron un trabajo fantástico. Valoro esos progresos de cara a 2022", dice el ingeniero suizo, que quiere más en Arabia Saudí y Abu Dhabi: "Quedan dos carreras, el campeonato no ha terminado y queremos extraer lo mejor de cada carrera. Pero el año pasado éramos sextos, con muy pocos puntos en el campeonato, el coche estaba prácticamente congelado. Esto refleja los progresos que hemos hecho".

Sobre el coche, reconoce: "No se ha desarrollado este año, nuestros esfuerzos están en el coche de 2022 y no se podía comprometer el desarrollo de ese proyecto. Nuestro principal objetivo en 2021 no era el tercer puesto en constructores, sino mejorar. Si ahora estamos en esa posición, es porque el equipo trabaja bien los fines de semana, mejor que al inicio de la temporada, y no por el desarrollo del coche".

Todo, con un espaldarazo a sus dos pilotos: Leclerc (6º, 152 puntos) y Sainz (7º, 145,5 puntos) están ya muy cerca del quinto que ocupa Norris (153 puntos) y aspiran a ese honorífico ‘mejor del resto’ que en 2019 ocupó el madrileño y en 2020, Checo con Racing Point. Aunque el mayor premio está en la clasificación de constructores: el año pasado sumaron 131 puntos en 17 carreras y este año cualquiera de los pilotos por separado ha superado esa cifra común: van por 297,5 puntos, más cerca de Mercedes y Red Bull que de la cola. Buena señal.