WEC

Sebastien Ogier ya saborea el Toyota de Le Mans

El heptacampeón francés ha estado dos días en la sede del equipo en Colonia, preparando su debut con el 'hypercar' en Bahréin el 7 de noviembre.

0
Sebastien Ogier ya saborea el Toyota de Le Mans
VOLMEYER.COM

Aún no ha culminado su octavo título mundial de rallys, pero ya saborea el Toyota de Le Mans. Sebastien Ogier ha pasado dos días en la sede del equipo en la localidad alemana de Colonia para familiarizarse con el hypercar con el que participará en el test de rookies el próximo 7 de noviembre en Bahréin, con el objetivo de correr en las 24 Horas de Le Mans el próximo año.

Sin casi tiempo para recuperarse del intenso duelo que mantuvo con Dani Sordo en el Rally de España, Ogier ha estado dos jornadas en el cuartel general de Toyota empapándose de todos los detalles del coche de Le Mans. Le explicaron todos los pormenores técnicos y se hizo el asiento ajustado a sus medidas. Pero lo más importante han sido los kilómetros efectuados con el simulador en la pista de Bahréin, que le permitirán llegar al test del 7 de noviembre conociendo mejor los secretos de Sakhir de 5,412 kilómetros.

"Estoy muy contento de poder pilotar el 'hipercar' GR010 Hybrid en circuito por primera vez en la prueba oficial del WEC para nuevos pilotos", ha explicado el francés tras finalizar las dos productivas jornadas. "La sesión en el simulador fue muy bien. Me gustó trabajar con el equipo y descubrir el coche por primera vez. Enseguida vi que es muy distinto del TS050 Hybrid que había pilotado en el simulador el año pasado. Como todo el mundo sabe, para mí es un sueño poder llegar a competir en carreras de resistencia, y la prueba de Bahréin es muy importante para conocer mejor el coche y saber a qué nivel estoy. Para mí es un gran reto y estoy trabajando duro para estar a punto. Tengo muchas ganas de que llegue el momento".

Y cuando acabe su prueba de fuego en la pista de Sakhir, tendrá que cambiar el 'chip' inmediatamente, ya que entre el 19 y el 21 de ese mismo mes de noviembre se jugará el título mundial de rallys frente a su compañero de equipo Elfyn Evans en el Rally de Monza, la prueba que cierra la temporada del Campeonato del Mundo. El francés tiene una ventaja sobre el galés de 17 puntos, por lo que no debería tener problemas para culminar la que será su octava corona y última, ya que el año próximo dejará de correr en rallys a tiempo completo para compaginarlos con su nuevo reto: Le Mans.