WTCR | FRANCIA

Cupra trabaja en equipo

Azcona rascó puntos importantes para su lucha en la general, aunque no tuvo su mejor fin de semana. Vernay y Vervisch se reparten los triunfos.

Pau
0
Azcona abandona la calle de boxes con su Cupra para salir a pista en Pau
CUPRA

Era como en los viejos tiempos, en un circuito muy técnico de los que gustan por la visibilidad y sus zonas conflictivas, y del que además se podía disfrutar in situ en unas gradas que recibieron a gente que disfrutaba por primera vez de una serie FIA en la pista de Pau-Arnos. Las condiciones también acompañaban al espectáculo y lo único que se ponía en duda, era una emoción que terminó llegando en la segunda carrera con victoria incluida para uno de los de casa.

Vernay deshechó junto al Hyundai de combustión la presión que le imponía jugarse el título de la categoría eléctrica por la tarde, salió a por todas en la segunda cita del día e hizo sonar el himno francés para deleite de todos los presentes, en una jornada donde los pilotos de Cupra trabajaron para minimizar daños y conservar las posibilidades de Azcona en una categoría donde el objetivo es cerrar el año dentro del top-5.

El español deberá trabajarlo de nuevo tras un fin de semana donde los entrenamientos invitaron a soñar, hasta que la clasificación le mandó a la zaga del pelotón para salir a la defensiva en una pista donde asumió desde el principio que los adelantamientos serían escasos. La salida y la primera frenada eran sus mejores aliados, todo lo que se pudiese recuperar en esos puntos sería bienvenido, y aunque en la primera prueba que se llevó Vervisch estuvo más escasa de emoción y fueron los errores aquellos que le dieron a Azcona los tres primeros puntos del domingo (fue 13º), el guion cambió en la segunda carrera… aunque solo en términos de espectáculo. Porque el español volvió a sufrir.

No fue el día de Cupra, pues durante la primera carrera Huff y Gené se quedaban fuera de juego antes de tiempo, aunque el balance no dejó un sabor tan amargo con los dos puntos que sumó Azcona durante la segunda sesión (terminando 14º). El español rascó en total cinco puntos que le dejan séptimo de la general a dos pruebas del final, tras una carrera que tuvo a Hyundai, con la victoria de Vernay, y los Lynk & Co, como grandes protagonistas. Pues algo que parecía imposible como ver adelantamientos, terminó sucediéndose en las últimas vueltas con los coches azules como grandes protagonistas, provocando un coche de seguridad que en nada alteró los resultados de cabeza. Sí comprimió un grupo en el que los 40 kg de lastre con los que cargó el equipo español terminaron pasaron factura, aunque la estrategia les permitió salvar los muebles en un circuito desconocido, donde pueden tener su día de gloria en el certamen eléctrico.