SSP300 | PORTUGAL

Adrián Huertas ya es campeón del mundo

El madrileño ha certificado el título con su segunda posición en la Carrera 1 de Portimao, para convertirse en el cuarto español que se corona en SSP300.

0
Adrián Huertas celebra en Portimao su título de campeón de SSP300
SBK

Cedió la primera bola de partido en la amarga cita de Jerez, pero con 50 puntos en juego y un amplio margen de 36 a su favor, la cosa solo podía terminar bien para Adrián Huertas. El madrileño tenía firmes opciones de certificar el campeonato ya durante la primera jornada de la ronda en Portugal, y no ha querido dejar margen al error para conquistar su primer Mundial de SSP300, convirtiéndose a la vez en el cuarto español que logra esta hazaña que disfrutaron en su momento Marc García, Ana Carrasco y Manu González.

Huertas tenía buenos referentes pero sobre todo, una regularidad exquisita a lo largo de la temporada que le dejaba una situación idónea en la que una cuarta posición le era suficiente para llegar a lo más alto. Pero tampoco le tocó sufrir más de la cuenta, porque su compañero de equipo y máximo rival por la corona, Jeffery Buis, se fue al suelo a cinco vueltas del final, precisamente intentando superar a Adrián por el interior de la curva 3. Este error no allanó el camino hacia el título, sino que se lo depositó en sus manos y entre la actuación del español y la perfección en su hazaña, solo se interpuso un Di Sora que se llevó la victoria. Aunque la diferencia fue por la mínima.

Kawasaki se puso prueba hasta el final y la diferencia entre el francés y Huertas fue de tan solo 67 milésimas cuando cayó la bandera a cuadros. Pese a que se jugaba la recompensa de una temporada entera, el español lo peleó hasta el final y no cayó en la presión durante un fin de semana, en el que ocupó las primeras posiciones de forma regular. Y la carrera no iba a ser una excepción. Comenzó desde la pole, controló la carrera y supo llevar el peso de la prueba hasta que el resto de motos japonesas decidieron pasar al ataque, para firmar un triplete con Okaya cerrando por sanción el podio más especial de Adrián a sus 18 años, pues le ha convertido en campeón del mundo.