INDYCAR

La gloria para Álex Palou está a 85 vueltas de distancia

El catalán se juega el campeonato de la IndyCar 2021 en la última carrera de la temporada, que discurrirá sobre el trazado urbano de Long Beach, el 'Mónaco de América'.

0
La gloria para Álex Palou está
a 85 vueltas de distancia
James J. Black EFE

Después de 15 carreras en lo que va de año, la gloria está a 85 vueltas para Álex Palou. El español aspira a proclamarse campeón de la IndyCar el domingo (21:30, #Vamos). Llega líder, con 35 puntos de ventaja sobre el mexicano O'Ward, le vale con acabar entre los 11 primeros o que el de McLaren sea tercero o peor. Los números dan favorito al de Ganassi, pero los muros de Long Beach, el Mónaco de América, y su trazado sobre las calles que rodean Centro de Convenciones de la ciudad, no entienden de estadísticas.

Hay más datos objetivos para señalar el favoritismo de Palou, como que sólo en cuatro ocasiones no ha alcanzado el 11º puesto este año: En St. Petersburgo un problema en una rueda le hizo caer hasta la 17ª posición cuando luchaba por un Top-10, en Detroit una sanción de 6 puestos por cambiar motor le llevó a la 15ª plaza, en el trazado rutero de Indianápolis se le paró el coche cuando iba cuarto a poco del final y en Gateway fue embestido por VeeKay cuando viajaba décimo. Precisamente el resultado en el oval de Illinois es el único que favorecería a O'Ward de los quince hasta la fecha, él segundo y su rival 20º.

En McLaren prometen batalla, y Palou mantiene la confianza en él y en su equipo. Tres de los Ganassi, el suyo, el de Dixon y el de Ericsson, están entre los cinco mejores de la general y suelen estar en la pomada habitualmente. Así que el español puede tener un apoyo fundamental en su equipo en caso de que las cosas se tuerzan en algún momento.

Otra carrera impredecible

Porque si algo tiene la Indy es que es impredecible. "Son unos monoplazas muy rápidos, donde está todo muy igualado y donde las carreras si tú ves la primera vuelta no sabes el resultado, a diferencia de otras categorías. Hay muchos adelantamientos en pista, hay muchas estrategias que se pueden jugar diferentes. Son carreras al estilo de siempre, sin tener que preocuparse de la degradación de los neumáticos, de la energía, del consumo de la gasolina...", así lo ve Palou.

Así que serán 85 vueltas, 269.3 kilómetros, en los que un piloto puede en la misma carrera estar optando al triunfo o un cambio brusco mandarle al fondo. Le pasó a Palou en Portland, sin ir más lejos: arrancó desde la pole, un incidente en la primera curva le mandó al puesto 18 y con una estrategia a la contra remontó hasta la victoria. Una victoria que junto al segundo puesto del domingo pasado en Laguna Seca posicionaron al barcelonés con un cómodo colchón para que pueda afrontar el reto de convertirse en el primer español en proclamarse campeón de la IndyCar.