MOTOGP

Quartararo levanta a Yamaha

El francés suma cinco victorias con la de Silverstone este curso. Ningún piloto de la marca alcanzaba esa cifra desde Lorenzo en un 2015, donde fue campeón.

0
Quartararo celebra su victoria en Silverstone junto a Yamaha
Yamaha MotoGP

Quizá solo fue casualidad, pero la caída de Yamaha coincidió en el tiempo con la marcha de un Jorge Lorenzo que se despidió de la marca en 2016, tras haber grabado en el palmarés de la firma japonesa los tres últimos mundiales (2010, 2012 y 2015) que han logrado en MotoGP. Desde que el balear decidió abandonar la estructura que le dio la oportunidad de debutar en la máxima cilindrada, el garaje de los diapasones trabajó por encontrar a un piloto que mantuviese el nivel que instauró el pentacampeón y aunque la labor se prolongó más de lo deseado, todo apunta a que seis años después ya han encontrado a su nueva estrella. El potencial de Quartararo convenció a los japoneses más que su inexperiencia en la categoría y de momento, la apuesta ya le ha dejado los primeros premios.

En MotoGP no vale solo con ganar. Pese a que el triunfo forma parte de un plan que tiene como meta el Mundial, las victorias saben a poco si no se cumple el sueño. Pero siempre son un indicador de que las cosas funcionan bien en el equipo. Y Yamaha atravesaba por una racha en la que no gozaban de esa certeza. La marca de los diapasones llegó a acumular su peor cifra sin victorias entre 2017 y 2018, alcanzando las 25 carreras sin visitar el escalón más alto del podio. Y aunque fue Maverick quien terminó con la agonía, su irregularidad hizo imposible volver a situar de nuevo a los de Iwata con frecuencia en las primeras posiciones. Tras decir adiós a un brillante 2015, la mayor suma de triunfos de un piloto junto a la M1 en una misma temporada estaba en cuatro (Lorenzo en 2016), siendo una cifra que fue decayendo a pasos agigantados hasta que Quartararo, ha vuelto a situar a la marca en números de campeones.

La última vez que un piloto acaparó junto a los japoneses más de cuatro triunfos en el mismo curso, terminó convirtiéndose en campeón. Y con su victoria en Silverstone, Fabio ya suma cinco en una temporada donde hay quienes ya le dan por perdido. "Quartararo ya ha ganado el título", dio por sentado Bagnaia tras el GP de Gran Bretaña y ahora, con 65 puntos de margen en su poder y una superioridad incuestionable tanto a nivel competitivo como moral, El Diablo está siendo capaz de levantar a una marca que solo tiene a una de sus cuatro monturas en lo más alto. La Yamaha sigue teniendo carencias, actualmente solo es competitiva con el francés, pero el balance que aporta Fabio en el equipo es lo suficientemente positivo como para dejar atrás una época, en la que tuvieron que conformarse con ver la forma en la que Honda lo dominaba todo junto a Márquez. 

El trabajo de la fábrica sabía a poco sobre el asfalto, especialmente en lo relacionado al motor. El propulsor de la M1 solo acentuó las deficiencias de una marca que no tenía claro cómo volver a luchar por el campeonato, hasta que un joven que está a punto de dejar atrás lo de promesa, se ha dedicado a exhibir talento sobre el asfalto. Como demostró con un triunfo incontestable en Silverstone que también levantó los aplausos de sus responsables. "¡Qué gran victoria! Fabio tuvo el control durante toda la carrera. No esperábamos que se fuera tan fácilmente, pero estaba en otro nivel incluso sin apretar al 100%", afirmaba sorprendido el director del equipo, Massimo Meregalli, tras una actuación de las que merman la moral del resto y con la que además, vuelven a sentirse esa firma poderosa que, tras varias temporadas de problemas, fracasos y numerosos conflictos, vuelve a soñar con coronase de la mano de un joven francés que ahora solo depende de sí mismo para hacer historia.