FÓRMULA 1

El incidente entre Hamilton y Verstappen cambia las reglas

La F1 sancionará a los equipos si algún miembro de la escudería habla con los comisarios de carrera durante investigaciones que estén en curso.

0
Wolff y Horner en la parrilla de salida de un gran premio de F1
Getty Images

No solo ocasionó polémica lo que sucedió sobre el asfalto, en lo que fue un choque de trenes entre Hamilton y Verstappen, sino que también originó controversia lo que ocurrió más tarde en los muros de Mercedes y Red Bull, una vez se comunicó a los equipos que el incidente que dejó fuera de carrera al neerlandés estaba bajo investigación. Primero fue Lewis quien abrió la radio para defender su postura y declararse inocente ante todos tras sentenciar a su máximo rival. Y por si fuera poco, los de Brackley no tardaron en entrar en escena para respaldar a su piloto en esta omisión de culpa. Sobre todo porque tenían todas las de perder.

Para lo que muchos fue un simple incidente de carrera, incluido el equipo Mercedes, desde el garaje de Milton Keynes se interpretó como un juego sucio que tenía que ser castigado. Y entre las discrepancias, comenzaron unas presiones a los comisarios que estudiaban las imágenes por parte de los dos máximos representantes de las escuderías implicadas que, pese a solventarse con naturalidad durante el gran premio y también después de él, finalmente han generado un precedente que cambia las reglas del Mundial.

Pese a que Toto Wolff, jefe de los de Brackley, aseguró que se comunicó con el director de carrera, Michael Masi, y este le aconsejó “que fuera a los comisarios o hablara con ellos directamente” tras una primera conversación por radio, su visita a los puestos de control terminó con Horner en el mismo sitio. El máximo representante de Red Bull solo quería asegurarse de que también tendrían en cuenta la postura de la escudería energética, pero dejó claro que bajo su postura “no hacía falta interferir con los comisarios. Necesitan la mente lúcida para poder tomar decisiones”.

La razón para Red Bull

Desde Red Bull defendieron que “nadie debería poder ver a los comisarios” y aunque en un primer momento se llevaron el revés de Masi, que continuaba viendo lícito que los equipos hablasen con los jueces como ocurrió también con Hamilton en Monza 2020, finalmente los de Milton Keynes han terminado llevándose la razón. Lo que hasta ahora estaba considerado como una práctica común, a partir del próximo gran premio será sancionable. No se tolerarán visitas espontáneas a los comisarios cuando haya una investigación en curso. En una nota enviada a todas las escuderías, Masi ha recalcado que el acceso a los jueces para cualquier persona ajena a los oficiales de la FIA, solo estará permitido con "aprobación previa" o como resultado de una citación.

¿Qué pasará a partir de ahora? Desde Dirección de Carrera han dejado claro que si algún equipo infringe esta última pauta, podrían enfrentarse a las sanciones que corresponden con el Artículo 12.2.1.i del Código Deportivo Internacional de la FIA. Este documento establece como infracción el fallo de cualquier competidor a la hora de “seguir las instrucciones de los oficiales pertinentes para la celebración segura y ordenada del evento” y por lo tanto, las sanciones que se impongan por una falta como esta pueden variar desde una leve reprimenda, hasta la descalificación durante el fin de semana.