RALLYS

625 kilómetros pedaleando en memoria de Laura Salvo

María, hermana de la copiloto fallecida el pasado año, cubre estos días en bicicleta la distancia que separa Madrid de Lisboa.

625 kilómetros pedaleando en memoria de Laura Salvo
Suzuki

El 10 de octubre del pasado año, el automovilismo español sufrió la conmoción del fallecimiento de Laura Salvo. La joven copiloto de solo 21 años perdía la vida en un accidente en el Rally Vidreiro de Portugal, una tragedia que afectó, lógicamente, de forma muy especial a su familia. Su hermana, María, participaba en esa misma competición también desde el asiento de la derecha.

María tuvo que enfrentarse a partir entonces a la difícil tarea de superar la muerte de su hermana. Con 24 años decidió tomarse una temporada sabática de los rallys, aunque sin abandonar el deporte como otra de sus grandes pasiones y válvula de escape, al margen de su trabajo como enfermera. Fue entonces cuando decidió enfrentarse a un reto muy especial en memoria de Laura: unir Madrid y Lisboa en bicicleta y en solo tres jornadas.

A comienzos de año se puso manos a la obra con un intenso entrenamiento, que fue compartiendo en sus redes sociales y que atrajo el interés de muchos aficionados al deporte en general y al automovilismo en particular. Así fue como Suzuki, marca con la que compitió su hermana en sus inicios, el equipo Terratraining Motorsport con el corría María, y el mismísimo Alberto Contador decidieron unirse al proyecto.

Contador ha brindado a Laura sus valiosos consejos y, además, ha puesto a su disposición una bicicleta de su marca, Aurum, para que la valenciana complete los 625 kilómetros que separan la capital española de la portuguesa. Se puso ayer en marcha acompañada por un grupo de ciclistas que, al igual que ella, se han visto en la necesidad de superar diferentes trances vitales y que han encontrado en el deporte una motivación para hacerlo.

En tres jornadas, en condiciones normales, Laura llegará a Lisboa y habrá honrado del mejor modo posible, con afán de sacrificio, superación y esfuerzo, la memoria de su hermana. “La verdad es que estoy un poco nerviosa, el ciclismo no es precisamente lo mío. Pero si lo fuera, ¿dónde estaría en reto?”, comentaba la joven poco antes de empezar a pedalear.

Y mostraba su reconocimiento a todos los que le han ayudado en su preparación: “Estoy muy agradecida a quienes me han apoyado para que esto sea posible, el propio Contador me ha dado sus consejos y me ha preparado esta bicicleta, que es una pasada. Pese solo seis kilos y está hecha a mi medida, seguro que me ayuda a pasar tres días que van a ser duros, casi 200 kilómetros cada uno de ellos”. Aunque seguro que el mayor empuje que recibirá Laura le llegará desde el cielo…