F1

Los fantasmas de Ricciardo

El australiano no termina de adaptarse a McLaren y se ve lejos de Norris. Seidl, sobre el proceso: "Necesita vueltas, hay que mantener la calma".

Los fantasmas de Ricciardo
Steven Tee

Los veteranos de esta Fórmula 1 engordaron su palmarés antes de que Mercedes arrasase el campeonato, y los jóvenes confían en tener su oportunidad en un futuro no lejano con una reglamentación más abierta. Pero a medio camino se han quedado pilotos como Daniel Ricciardo, de 31 años, uno de esos 'campeones sin corona' con siete victorias, 31 podios y tres poles en el Mundial. Dejó Red Bull por Renault para escapar del entorno de Verstappen y dos años más tarde puso rumbo a McLaren. En un deporte en el que la confianza se mide por décimas, los cambios de equipo repetidos casi nunca sientan bien.

Los ritmos de Norris y Ricciardo con el McLaren poco tienen en común

Cuentan fuentes del paddock que el australiano está en horas bajas. Los resultados deportivos no son malos, puntuó en cinco carreras de seis y ha sido relativamente competitivo al volante del MCL35M. Pero la comparación, en este caso, es odiosa: Lando Norris subió al podio en Mónaco e Ímola, suma 40 puntos más que su compañero en la clasificación y ha llegado a doblarle en carrera. Los ritmos de uno y otro, en sábado y domingo, tienen poco en común.

Influye, fundamentalmente, el plano psicológico: el australiano es uno de los pilotos más 'marketinianos' en esta parrilla, pero ahora se ha encontrado con una figura carismática como Lando, de 21 años. Joven, chistoso y rápido. Por primera vez, Ricciardo tampoco es el más gracioso del garaje.

El Renault era un coche muy particular por sus características de pilotaje, Alonso lo corrobora, y ahora Ricciardo debe desaprender algunos aspectos para adaptarse a este McLaren. Andreas Seidl, jefe del equipo, le da margen: "Tenemos claro lo que hace falta, y es tiempo para que pueda adaptar su pilotaje a este coche, necesita más vueltas". "Tuvimos un gran tiempo con Carlos (Sainz), pero ya no está con nosotros, así que prefiero evitar las comparaciones. Ahora con Daniel y Lando tenemos una de las mejores alineaciones del paddock, los dos son rápidos y eso es muy importante", dice el ingeniero alemán.

"Mantener la calma"

"Lo más importante en esta situación es mantener la calma, comprender el problema. Nuestro plan está claro y entendemos el desafío que tenemos delante. Trabajaremos con Daniel, pero de nuevo repito que estoy muy contento con todo lo que he visto. Será cuestión de unas pocas carreras", asegura. "Lando está en su tercer año con nosotros y tiene esa ventaja. Pero Daniel mostró en el pasado que gana carreras y es una referencia. Es complicado cambiar de equipo. Necesitaremos más tiempo tras un invierno con pocos test", concluye Seidl.