RAIDS

Primer esbozo del Dakar 2022

Se presentan los primeros detalles de la edición de 2022, que dará más protagonismo al sur de Arabia Saudí. "Será un 85% nuevo", dice Castera, su director.

Villamartín
David Castera, director del Dakar.
Frederic Le Floc'h DPPI

Antes de hablar solo de lo que ocurra en los tramos del Rally de Andalucía había que echar una mirada al futuro, a lo que deparará el próximo Dakar. Y eso es lo que se hizo en la tarde del martes en la Hacienda El Rosalejo, descubrir los primeros detalles de la tercera edición en Arabia Saudí que volverá a transcurrir íntegramente en el país del Golfo Pérsico. Será del 2 al 14 de enero y, según palabras de su director, David Castera, "un 85% nuevo" en su recorrido: "Hay muchas opciones y algunas etapas serán completamente nuevas".

Se seguirá sin salir de Arabia y el francés explica el motivo en una conversación con AS y otros medios españoles: "Hay que tomar una decisión en febrero o marzo y no hemos tenido la oportunidad de incorporar países. Para hacer eso necesitamos tiempo y estar seguros de que a final de año se puede hacer todo normal, y ahora nadie tiene esa seguridad. Decidimos ir a lo seguro, pero hemos hecho un recorrido diferente porque sé que es una necesidad ir a nuevos sitios". Quizá "para 2023 todo esté más tranquilo" y haya opción de añadir países.

Por el momento, aún queda mucho del país árabe por explorar y por eso se va a ir más al sur, al desierto más profundo del 'Cuarto Vacío' dejando de lado el norte porque en el último Dakar "hubo muchas piedras y faltaba un poco de dunas". "Vamos al sur, algo que tenía ya previsto, para entrar en el 'Empty Quarter' y hacer dunas y dunas. Habrá tres días solo de dunas y un traslado del vivac a Riad para el día de descanso. La segunda semana será más 'normal', con navegación, valles y más dunas", analiza Castera.

En la ruta con inicio inédito en Hail y final en Yeda habrá roadbook electrónico para casi todos ("coches, camiones y para las motos élite") y una navegación más equilibrada, tarea pendiente según algunos pilotos: "Tengo que guardar un equilibrio entre los tres pilares del Dakar: resistencia, pilotaje y navegación. En el último, la navegación estuvo un poco más arriba e intentaré que haya más equilibrio, aunque es muy difícil. No tiene que ser una lotería, y lo entiendo, pero algunos pilotos tienen que cambiar un poco el chip. Carlos y Sébastien tienen que entenderlo muy bien, porque si no, no tienen nada que hacer en el Dakar. Tiene un problema muy grande al dar vueltas y no detenerse cuando se han perdido. Eso no puede ser. Nadie hace eso. Yo he hecho un Dakar con Peterhansel y tres o cuatro con Cyril. Cuando tenemos un problema nos paramos, hablamos y tomamos una decisión juntos. Eso también tienen que entenderlo Carlos y Sébastien. Nosotros hemos ganado etapas de este tipo con una parada de un minuto o dos".


El futuro verde comienza en 2022

Además del regreso de los clásicos, habrá una nueva categoría, la de vehículos eléctricos en la que entrará el híbrido de Audi. El principio del que será un futuro verde con este plan: en 2023 se sumarán más híbridos, algunos de hidrógeno; en 2024 y 25 se multiplicará la participación de la categoría; en 2026 los pilotos élite tendrán que correr en ellos; y en 2030 todos serán de bajas emisiones. "Nuestra filosofía es cambiar los raids, pero manteniendo el ADN del Dakar. Es un desafío increíble, pero podemos hacerlo", confía Castera. El Dakar 'pierde' el norte, pero gana otras cosas.