F1 | ÍMOLA

Alpine revela un invierno difícil

"Los problemas en el túnel de viento ralentizaron nuestro desarrollo", confiesa Budkowski. Con todo, espera a Alonso y Ocon en los puntos.

Ímola
Esteban Ocon (Alpine A521). Ímola, Italia. F1 2021.
Bryn Lennon

En la presentación se habló del podio ocasional como objetivo durante la temporada, aunque en el garaje de Alpine ahora son conscientes de que han empezado un paso por detrás de lo esperado. No había declaraciones en ese sentido hasta ahora, cuando Marcin Budkowski, director ejecutivo de la escudería, confiesa que no todo salió rodado durante el invierno de Enstone y habla de "viento en contra" por una serie de inconveniencias con el túnel de viento.

"En los test sabíamos que llegábamos con el viento en contra por los cambios de reglas. Hubo algunos problemas en el túnel de viento que ralentizaron nuestro desarrollo. Sabíamos que no habíamos tenido un buen invierno y que podríamos empezar con el pie cambiado, y los test lo confirmaron. Aunque allí mejoramos, sabíamos que íbamos un paso por detrás", asegura el ingeniero polaco, máximo responsable del equipo de Alonso y Ocon.

Las expectativas, por tanto, se cumplieron: "En Bahréin terminamos más o menos como esperábamos, aunque nos equivocamos con los coches que creíamos que tendríamos delante y detrás. Y no creo que fuéramos los únicos, porque al charlar con otros miembros de otros equipos supimos que varios esperábamos un orden diferente". "La primera carrera no fue bien, cero puntos, aunque con menos mala suerte podríamos haber puntuado", sostiene.

El carrusel de mejoras en Ímola incluye un nuevo alerón delantero, aunque ya estaba previsto y no es resultado del mal inicio. "No se decide hacer un alerón delantero nuevo en dos semanas. Pero también estamos probando cosas que son resultado de Bahréin", dice Budkowski, paciente: "Estamos más atrás de lo que queremos, aunque todos tendrán mejoras. El coche progresará este fin de semana, pero hay trabajo por hacer".