F1 (ÍMOLA) | LIBRES 2

Sainz manda otro mensaje

El madrileño fue cuarto en la primera jornada de entrenamientos con un Ferrari muy sólido: Leclerc acabó quinto. Bottas y Hamilton, al frente. Alonso, 13º con Alpine.

Ímola
Carlos Sainz (Ferrari SF21). Ímola, Italia. F1 2021.
JENNIFER LORENZINI

Sólido, muy sólido arranque de gran premio para Carlos Sainz en Ímola. Al nivel de los más rápidos y como si conociera de toda la vida al Ferrari SF21, el madrileño firmó el cuarto mejor registro del viernes a menos de tres décimas de los Mercedes. Por la mañana llegó a liderar con el neumático duro, las vueltas salieron desde el principio. Por la tarde, aprovechó el Pirelli blando.

Obligó a su compañero a buscar los límites y le salió cruz a Charles Leclerc, que acabó chocando contra los muros en Rivazza en los últimos instantes del segundo entrenamiento libre. En cualquier caso, muy buen Ferrari en el primer gran premio italiano de 2021, cerca de los grandes, que es donde tiene que estar. Y muy buen Sainz, elevando el nivel de su monoplaza ante los altos cargos, en casa. Hay que enviar ciertos mensajes desde la pista, su padre siempre le inculcó esa filosofía. Pues ahí va otro más.

Al frente de la tabla terminaron los dos Mercedes, como si el Red Bull se hubiera evaporado. La vuelta de Checo Pérez no fue representativa porque pisó fuera de los límites de la pista y Max Verstappen se quedó sin intentos por una avería que apunta a la caja de cambios. Honda, por ahora, se libra, pero el enfado del holandés fue evidente. Mientras tanto, Bottas logró una ventaja de diez milésimas sobre Hamilton. Faltó Mad Max y se sumó Pierre Gasly, velocísimo con Alpha Tauri (en una pista que su equipo tiene muy trabajada). El francés luchará por la segunda fila en la clasificación, puede que Sainz también. Aunque es sabido que el motor del antiguo Toro Rosso va a fondo desde el viernes para adelantar trabajo a Red Bull.

Tres accidentes en Ímola

Los coches de Maranello se distancian de McLaren, al menos por ahora, y tampoco Aston Martin o Alpine están en el mismo peldaño. Fernando Alonso firmó el 13º tiempo, en la misma décima que su compañero, Esteban Ocon, quien fue undécimo. Amos quedarían fuera de la Q3 y así se complican los primeros puntos para un monoplaza que hace pocos meses subió al podio en el mismo trazado. Le falta al Alpine todo lo que ya ha remado Ferrari.

Por lo demás, la jornada dejó un extraño incidente matinal entre Ocon y Pérez, que se pincharon neumáticos mutuamente y acabaron en la escapatoria; más el clásico accidente de Mazepin, en este caso a la entrada del pit lane. Hubo tres banderas rojas a lo largo del viernes si se suma el susto de Leclerc. Ímola premia la confianza del piloto y castiga los errores. Aquí no habrá debates ni polémicas sobre los límites de la pista, porque el hormigón armado aclara rápido por dónde se puede pasar. Y es el piloto quien debe juzgar hasta dónde puede arriesgar.