MOTOGP | GP DE PORTUGAL

Marc Márquez ante el reto de reaparecer donde nunca corrió

Pasará reconocimiento médico en Portimao a las 13:30 para competir en un circuito nuevo para él, "una montaña rusa" en la que puede llover.

Marc Márquez ante el reto de reaparecer donde nunca corrió
Mark Wieland Getty Images

"Es una montaña rusa". Así es como definieron mayoritariamente el año pasado los pilotos mundialistas, por sus subidas y bajadas, al Autódromo Internacional del Algarve, más conocido como Portimao, por la ciudad portuaria junto a la que se encuentra, y escenario del tercer gran premio de la temporada 2021, el de la esperada reaparición de Marc Márquez.

Este GP de Portugal es, sin duda, un difícil reto para el del Repsol Honda, y no solamente porque vuelva a la competición tras nueve meses en el dique seco, fruto de la fractura sufrida en el húmero del brazo derecho con la caída en la carrera de Jerez 1, el 19 de julio del año pasado. Y es que el ocho veces campeón nunca ha corrido en ese trazado portugués, de los más particulares y completos del calendario, donde además está previsto que le aparezca la lluvia el viernes, algo que no debería repetirse ni el sábado ni el domingo según las previsiones.

El mayor de los Márquez quiso estar presente el año pasado en el test que hubo para probadores y los pilotos de MotoGP con motos de calle, los días previos al GP de Francia, pero tuvo que descartar esa idea por no encontrarse aún recuperado. Eso fue a primeros de octubre y un par de meses después hubo de pasar de nuevo por el quirófano. Fue la tercera operación, en el Ruber de Madrid, donde se le intervino a primeros de diciembre de pseudoartrosis infectada.

Lo que sí pudo hacer fue rodar en Portimao con moto de calle, con la Honda réplica de MotoGP, a mediados de marzo, después de hacerlo previamente en Montmeló. Eso le permitirá a Marc saber para dónde van las curvas, pero poco más, porque nada tienen que ver las referencias con una moto de calle respecto a un prototipo de MotoGP.

Reconocimiento médico

Está previsto que Marc pase reconocimiento médico a las 13:30 y a partir de ahí forme parte de un gran premio completamente nuevo para él, y al que llega 40 puntos por detrás del sorprendente líder, Johann Zarco, y a 36 de Fabio Quartararo y Maverick Viñales, que en teoría parecen más rivales que el francés si tiene aspiraciones de título, que las tendrá en cuanto vuelva a recuperar sus sensaciones. Está por ver si llegan en esta cita de Portugal o hay que esperar a otras (la siguiente es Jerez), pero que nadie dude que Márquez volverá a ser Márquez antes o después.

De momento le aguarda el reto de Portimao en el bonito Alrgarve portugués, con un trazado de derechas (nueve curvas de derechas y seis de izquierdas), con un bajada icónica tras la curva 1, un auténtico tobogán que los pilotos arrancan con la rueda delantera en el aire y que deja imágenes impresionantes. El año pasado venció allí Miguel Oliveira con la KTM para ser profeta en su tierra, con un récord de pista de 1:38.892  a una velocidad media de 167.1 km/h.

La velocidad punta en carrera la marcó Andrea Dovizioso con la Ducati con 351,7 km/h en la recta principal de 969 metros. Se trata de un escenario espectacular para una cita espectacular, la del feliz regreso de Marc Márquez. Que tenga suertecita, que diría Enrique Bunbury.