EXTREME E | ARABIA

"Vamos a tratar de dejar el pabellón lo más alto posible"

Carlos Sainz y Laia Sanz forman la única pareja 100% española y una de las más fuertes: "No hay equipo flojo, hay campeones de muchas especialidades".

Carlos Sainz y Laia Sanz, pilotos del equipo Acciona de Extreme E, en Al Ula.
Colin McMaster Extreme E

El viernes tuvieron un susto cuando se quedaron sin dirección asistida nada más empezar el shakedown, pero ayer se sacudieron cualquier atisbo de nerviosismo con un sólido segundo puesto. Carlos Sainz (Madrid, 1962) y Laia Sanz (Barcelona, 1985) forman la pareja del Acciona Sainz XE Team, una de las más fuertes de la parrilla de Extreme E como ya ha quedado demostrado. AS habla con ambos sobre la aventura única que acaban de empezar.

—Cuatro meses después de la presentación de vuestro equipo, ha comenzado la aventura. ¿Cuántas ganas tenían?

—Laia Sanz: Muchas. La espera se ha hecho larga, había ganas de montarse en el coche.

—Carlos Sainz: Sobre todo teníamos ganas de conducir el coche por primera vez en arena. Hasta ahora, el test que hicimos en Alcañiz poco tuvo que ver con lo que nos hemos encontrado aquí. Había mucha incertidumbre antes de subirse al coche.

—¿Cómo ha sido vuestro primer contacto con el campeonato? ¿Qué os parece?

—C. S.: Lo que está claro es que el mensaje es potente, no quiere solo organizar carreras eléctricas, quiere mandar un mensaje potente a la sociedad de sostenibilidad. En el barco nos dieron tres o cuatro charlas muy interesantes sobre el cambio climático, el calentamiento global, el tema de los corales... Todo lo que está ocurriendo en el mundo, en definitiva. Se trata también de colaborar con este mensaje.

—L. S.: Es muy interesante estar aquí, colaborar con esto, y es muy positivo porque, injustamente, a veces el mundo del automovilismo está un poco mal visto y es bueno que se mande este mensaje.

—Además, incluso antes de competir ya participaron en una acción sostenible como la limpieza de una playa. ¿Qué les pareció? Porque ver a pilotos de talla mundial haciendo algo así es un gran ejemplo.

—L. S.: Pues alucinas con las cosas que te puedes encontrar en una playa, es increíble a veces lo que podemos llegar a hacer. Estuvo bien, al final te das cuenta del daño que podemos hacer y de mandar este mensaje de que se pueden arreglar las cosas.

—C. S.: El tema no solo era limpiar, sino también ver 'in situ' todo este tema de cómo después de 30 años las tortugas vuelven al mismo sitio a poner huevos. Vimos las dificultades con las que se encuentran por la acción del hombre y demás. Es interesante porque si no vienes aquí y lo ves no es tan impactante.

—Hablemos ya de la competición, Carlos, ¿cómo se le ocurrió apostar por Extreme E y además siendo el jefe de su propio equipo? ¿Cómo se encuentra en esa nueva faceta?

—C. S.: Cuando surge la oportunidad de Extreme E tiene el aliciente para mí de que es un campeonato totalmente nuevo, con un aliciente nuevo y quizá sea la última oportunidad que tenga de correr con un coche cien por cien eléctrico, que va a ser el futuro. Y, además del mensaje que hemos comentado, a nivel deportivo es un reto nuevo con un formato diferente, se juntaban muchas cosas como para no intentarlo. Aparte de eso, también suponía la oportunidad de, conjuntamente con otros socios como QEV y Acciona, formar este equipo que nos hace mucha ilusión. Tengo muy buenos colaboradores, todas empresas españolas de alto nivel que han hecho posible este sueño de estar hoy aquí preparados para competir, y entre todos vamos a tratar de hacer un buen trabajo. Por otro lado, con el formato se ha visto que hay que ir adaptándose, no sabemos qué resultados va a dar, estamos abiertos a lo que estamos probando este fin de semana porque estaba claro que algún problema íbamos a tener.

"Hubiese sido mejor algo un poco más lento, con más dunas, es muy rápido"

Carlos Sainz

—Laia, ¿cómo ve a Carlos como jefe?

—L. S.: De momento muy bien y espero que continúe así, será muy buena señal. Espero tener al jefe contento, hacer un buen trabajo de equipo y que las cosas vayan saliendo. Y espero también aprender, soy consciente de que soy totalmente nueva en esto y de que necesito un poco de tiempo, pero de momento la verdad es que todo va muy bien, me está ayudando mucho. Espero devolver la confianza con buenas actuaciones.

—Carlos está acostumbrado a competir en todo tipo de coches, pero como bien dice Laia, acaba de empezar. ¿Cómo ha sido su preparación hasta el inicio de Extreme E? Le vimos en Dubái, Suecia...

—L. S.: Es verdad que soy totalmente nueva y había que buscar la manera de hacer kilómetros porque con el coche de Extreme E se podía rodar poco. Así que con todo el equipo decidimos hacer algo aunque fuese de manera diferente. Lo de Suecia (rodar en nieve con un RX2) fue bueno, como también fue lo de Dubái, aunque era un vehículo totalmente distinto (un 'side by side'), pero al menos ya pude hacer algo de arena porque si no hubiese llegado aquí sin hacer nunca nada de arena en cuatro ruedas.

—Carlos, seguro que habló con Lucas, que fue copiloto de Laia en Dubái, sobre cómo lo hizo. ¿Qué comentaron?

—C. S.: La verdad es que para Laia fue positivo hacer la carrera con Lucas por la experiencia que tiene. Y Lucas estaba muy contento y satisfecho. Son pasos que hay que dar, camino que recorrer para que Laia vaya cogiendo poco a poco esa experiencia sobre cuatro ruedas y para eso estamos aquí. Nos hace mucha ilusión iniciar esta aventura y desde luego va a contar con todo mi apoyo y mi experiencia para ir avanzando.

—A usted Carlos le vimos en la previa de Extreme E acompañando a su hijo en su debut con Ferrari en Bahréin, ¿cómo lo vivió?

—C. S.: Personalmente, la carrera que hizo me gustó, sobre todo en el segundo y el tercer 'stint' el ritmo fue muy bueno. Fueron sus primeros puntos en Ferrari y estuvo rápidamente en un buen ritmo, acabó a ocho segundos de Leclerc, que conoce muy bien el coche. Creo que él y el equipo están satisfechos y a mí me pareció positivo.

—Volviendo a Extreme E, ¿qué les parece esta primera pista en el desierto?

—L. S.: Es bastante rápida, ya lo vimos incluso antes de empezar dando una vuelta con un coche 'normal', y sabíamos que iba a ser difícil pasar.

—C. S.: Hay algunos saltos pero sobre todo hay una duna empinada, que es la única que hay, en bajada con cierta espectacularidad. Sinceramente, creo que hubiese sido mejor algo un poco más lento, con más dunas, para poder ir más cerca los coches unos de otros y tener quizá la opción de adelantarnos. Es muy, muy rápido y en una carrera a tres coches creo que el polvo va a jugar un factor determinante.

"Todos somos iguales, está bien que las mujeres tengamos esta oportunidad"

Laia Sanz

—¿Con qué compararían este formato? ¿Es una mezcla del Dakar, de rallys, de rallycross...?

—C. S.: Yo creo que lo más parecido es el rallycross más que otra cosa. Luego, dependiendo del tipo de terreno al que vayamos se parecerá más a una cosa u otra, aquí a lo mejor se parece un poco más al Dakar. Va a ir variando, pero el formato es más de rallycross, con la diferencia, claro, de que entra en juego el tiempo de los dos pilotos.

—Con tan poco tiempo de preparación, todo el mundo apuntaba que la adaptación iba a ser esencial para ser competitivo.

—C. S.: Sí, tampoco hay muchas cosas con que las que jugar. Los test que hicimos antes fueron en un circuito de rallycross totalmente plano, sin saltos ni nada, así que aquí con tanta arena hemos tenido que ir reaccionando a lo que nos encontrábamos.

—L. S.: La parte negativa es que hemos podido hacer muy pocos kilómetros con el coche y en mi caso quizá sea un poco peor, pero al final es para todos igual. Desde el shakedown he intentado coger ritmo e ir rápido, y también aprenderme el circuito rápido.

—¿Cómo ven a la competencia?

—L. S.: No hay ningún equipo flojo, si te pones a mirar todos son fuertes porque hay campeones de todas las especialidades y también pilotos femeninas que tienen experiencia.

—C. S.: Hay campeones del mundo de F1, de rallycross, de rallys, del DTM, chicas rapidísimas... Hay gente con mucha experiencia y que va a dar espectáculo.

—No sé si son conscientes de que llevan un poco la bandera de España en el campeonato al ser el único equipo 100% español y siendo ustedes dos referentes...

—C. S.: Lo único que Laia y yo podemos decir es que, por supuesto, vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, pero que hay muchas incógnitas aún que quedan por despejar. Vamos a tratar de dejar el pabellón lo más alto posible.

—L. S.: Para mí es un honor estar en un equipo cien por cien español, es un placer y esperamos dar una buena imagen y que la gente que nos siga desde casa esté contenta.

—¿Con qué resultado acabarían satisfechos en esta primera carrera?

—C. S.: Sería muy prematuro decirlo, pero lógicamente queremos hacerlo bien.

—Y, para acabar, ¿cómo se sienten al formar parte de la primera parrilla mixta de la historia del automovilismo?

—C. S.: Yo encantado de compartirla con una campeona como es Laia. Es uno de los mensajes que quiere dar el campeonato, uno es sostenibilidad y el otro, igualdad de género. Y más igualdad que se ve aquí no ha habido nunca, además, el ambiente que se respira en el 'paddock' es de compartir, de divertirnos y de tratar de sumar como uno teniendo en cuenta las dos partes.

—L. S.: Pues imagínate yo, quién me hubiera dicho que iba a estar aquí corriendo junto a uno de mis ídolos de la infancia. Es un honor, esperemos que las cosas vayan bien. Es una gran responsabilidad porque mi papel será igual de importante que el de Carlos, todos somos igual de importantes e incluso las mujeres pueden ser más determinantes porque habrá más diferencias. Está bien que tengamos esta oportunidad.