MOTOGP | GP DE QATAR

Pol se exige a sí mismo acabar entre los cinco primeros

Tras ser octavo en la primera carrera, el del Repsol quiere un mejor resultado este domingo lo que pasa como "prioridad" por "hacer una vuelta buena el sábado".

Pol se exige a sí mismo acabar entre los cinco primeros
REPSOL MEDIA

Sea mejor o peor el resultado final, de lo que no habrá duda nunca con Pol Espargaró es que lo dará todo al manillar de la Honda, que no pondrá excusas baratas y que se exigirá más que nadie. Tras el octavo puesto con el que debutó con el Repsol Honda en el GP de Qatar, ahora se marca a sí mismo como objetivo para este GP de Doha acabar entre los cinco primeros, algo que pasa impepinablemente para él por mejorar su rendimiento en la calificación. El sábado pasado se clasificó duodécimo para la parrilla y eso es algo que no puede volver a permitirse mañana.

"No sentí tantos nervios. Los controlé bastante bien, porque los nervios suelen venir cuando tienes expectativas sobre lo que puedes hacer. Y lo malo de ese fin de semana es que tuve muchos problemas en los entrenamientos, especialmente en el FP4, que es cuando intentas tomar tus referencias para la carrera. Y me fue muy mal, tuvimos muchos problemas y no hice un verdadero FP4. Así que no sabía qué podía hacer en la carrera, estaba esperando a ver qué podía pasar, dónde podía estar, por qué estaría luchando, y eso me hizo soltarme un poco. Tenía una visión bastante abierta. Pero cuando la carrera empezó a pasar fue cuando me dije ‘vaya, podría haber estado ahí’, y eso me dolió", asegura un Pol que tiene claro dónde estuvo su lastre: "El punto que más me preocupa es la vuelta rápida. Si miras el vuelta a vuelta, estábamos bastante cerca de Maverick en la carrera, más de lo que esperaba, pero en la vuelta rápida estamos muy, muy lejos. Así que esa es mi prioridad en estos momentos, hacer una vuelta buena el sábado".

Lo bueno es que sabe por qué no la ha cuadrado hasta el momento: "En realidad, puedo encontrar una explicación de por qué pasa esto: antes de la carrera sólo he estado seis días subido a la Honda, y en esos días he dado muchas vueltas buscando el ritmo, tratando de entender la moto, y podía hacer bastantes vueltas en 1:55, así que no me resultaba tan difícil pero, ¿cuántos ‘time attack’ he hecho? A lo mejor unos doce, y eso es nada, así que es el punto que estoy mirando y analizando cómo puedo hacer un mejor trabajo el sábado. Y si lo hacemos, el domingo puede ser mucho más fácil que el anterior y podremos luchar por algo más".

A partir de esa mejora, el catalán se marca un objetivo más ambicioso: "¿Qué puesto me dejaría contento? Terminar entre los cinco primeros. Debemos hacerlo, es algo imperativo, importantísimo, y creo que no es un imposible. El ritmo que tuvimos en la primera carrera era para estar ahí e intentaré mejorar ese ritmo, también mi salida, pero no creo que sea imposible o un sueño que no podamos conseguir. Lo único que pasa es que tenemos que hacer un buen sábado, eso es lo que más me preocupa y lo más importante que tenemos ahora, estudiar cómo sacar esa vuelta para estar máximo en las tres primeras líneas. La tercera para mí es como un corte límite y el fin de semana pasado estuvimos en el límite de la cuarta, así que es algo que tenemos que mejorar".