F1

McLaren engatusa a Ricciardo con una apuesta muy especial

En caso de que el australiano suba al podio en 2021 podrá conducir el coche de su ídolo: el Wrangler Chevrolet Monte Carlo 1984 de Dale Earnhardt.

McLaren engatusa a Ricciardo con una apuesta muy especial
@McLarenF1

Una de las múltiples claves que todo piloto del Mundial de Fórmula 1 debe conseguir para tener éxito en el Gran Circo es crear la atmósfera perfecta dentro del equipo para que todo el mundo empuje en la misma dirección y funcionen con la precisión de un reloj suizo. Un arduo desafío que, tomando como referencia el GP de Bahréin 2021, parece haber logrado ya Daniel Ricciardo en McLaren.

El australiano ha repetido la brillante estrategia que ejecutó el año pasado en Renault para ganarse la confianza de los técnicos y altos dirigentes de la escudería de Woking. En este sentido, si el año pasado el australiano apostó hacerse un tatuaje conjunto con Cyril Abiteboul en caso de subir al podio con el RS20, coyuntura que logró en las citas de Nürburgring e Imola, esta temporada Daniel podrá conducir el Wrangler Chevrolet Monte Carlo 1984 de Dale Earnhardt si descorcha una botella de vino espumoso Ferrari-Trento en la zona de honor de Imola, Portimao, Montmeló, Mónaco, Bakú, Gilles Villenueve, Paul Ricard, Red Bull Ring, Silverstone, Hungaroring, Spa-Francorchamps, Zandvoort, Monza, Sochi, Marina Bay, Suzuka, Austin, Hermanos Rodríguez, Interlagos, Albert Park, Jeddah y Yas Marina.

Dale Earnhardt es el ídolo de infancia de Ricciardo

"El Wrangler Chevrolet Monte Carlo 1984 de Dale Earnhardt. Consigue ese podio y la oportunidad de conducirlo será tuya", tuiteó Zak Brown para desvelar el envite que había firmado con Daniel Ricciardo. Un reto muy especial para el piloto de Perth ya que luce el número 3 en el MCL35M en honor a este heptacampeón y leyenda de la Nascar que se ganó el apodo de The Intimidator (El Intimidator) en la década de los 80 y 90 por su capacidad para realizar adelantamientos muy agresivos antes de perder la vida en la última vuelta de las 500 Millas de Daytona 2001.

"Hemos dado un paso adelante fundamental para volver a luchar por victorias en unos años", reconoció Andreas Seidl en el paddock de Sakhir después de confirmar en la cita del Golfo Pérsico que este año poseen suficiente velocidad para establecerse, con permiso de Ferrari, como el tercer conjunto en discordia tras Mercedes y Red Bull. Si algún día falla alguien...