RALLYS

Asalto al poder de los jóvenes en el Campeonato del Mundo

La irrupción de dos hijos de ilustres pilotos, Kalle Rovanpera, el líder más joven de la historia, y de Oliver Solberg, que sorprendió en su debut, revoluciona los tramos.

Asalto al poder de los jóvenes en el Campeonato del Mundo
Toyota

Se acabaron las barreras de edad en los rallys. La especialidad de los tramos cronometrados está viviendo un relevo generacional sin precedentes con la llegada de pilotos muy jóvenes a la cúspide. Dos hijos de ilustres pilotos, Kalle Rovanpera y Oliver Solberg, están rompiendo records de precocidad hasta ahora impensables en un deporte en el que la experiencia era hasta ahora premisa fundamental.

En la mayoría de los países no se puede empezar a competir en rallys hasta los 18 años, factor que hasta ahora impedía ver irrupciones de adolescentes en el Mundial como ya viene ocurriendo en la Fórmula 1 desde que apareció la ‘generación de la PlayStation’. Una tendencia que va cambiando desde que ya hace años comenzamos a ver vídeos de un niño llamado Kalle derrapando sin casi llegar a los pedales del coche, y poco después de otro chaval cuyo nombre es Oliver haciendo lo propio.

Claro, cuando conocimos sus apellidos, Rovanpera y Solberg, la historia comenzó a tomar forma. Eran los hijos de dos estrellas. En el Rally de Finalndia ambos dieron un paso más para romper barreras de edad en los rallys. Kalle se convertía en el piloto más joven en liderar el Mundial a sus 20 años, y Oliver sorprendía a propios y extraños en su extraordinario debut con un coche ‘pata negra’ con el que echó carreras a todo un Sebastien Ogier a sus 19. Ambos están llamados a escribir el futuro de la especialidad.

El primer reto es batir el record de precocidad al conseguir una victoria. Por el momento lo ostenta Jari-Matti Latvala con su triunfo en Suecia en 2008, cuando ganó con 22 años y 313 días. Rovanpera, que ya fue consiguió el podio más precoz el pasado año en Suecia con 19 años y ahora es el líder más joven con 20, tiene más de dos años para batirlo. Y para mejorar el del campeón más joven, que está en manos del malogrado Colin McRae con 27 años y 109 días, aún le queda más margen. Y no digamos con Solberg, que es un año más joven.

Un fenómeno del que no es ajena la Federación Internacional de Automovilismo, que ha creado un programa de captación de jóvenes, FIA Rally Star, que comienza desde los vídeojuegos a edades tempranas. La barrera de la edad legal para competir se puede esquivar corriendo en países como Estonia o Letonia, donde se puede participar en rally sin carnet, siempre y cuando el copiloto conduzca en los enlaces que se hacen en carretera abierta. Algo que aprovecharon Rovanpera y Solberg en sus años mozos, y que puede ser el camino a seguir por todos los que quieran prolongar este ‘baby boom’ en los tramos cronometrados.