MOTOGP

El largo invierno

Este sábado 6 de marzo arrancan los primeros test de la categoría reina en Qatar, más de tres meses después de terminar la temporada 2020.

El largo invierno
Steve Wobser Getty Images

Nunca un invierno fue tan largo para MotoGP, pero al fin vuelve la acción con el esperado test de Qatar, el primero de los dos programados antes del arranque del Mundial el 28 de marzo. La parrilla lleva inactiva desde el pasado 22 de noviembre, cuando el GP de Portugal puso fin a la temporada 2020. La pandemia obligó a cancelar las pruebas de febrero en Sepang y los pilotos vuelven hoy a la carga en la primera de las dos jornadas programadas en este primer ensayo de Qatar. Hay un segundo del 15 al 17, pero ninguno se espera con tanta ansia como éste. Y es que, a pesar de la ausencia de Marc Márquez, por lesión, hay mucho interesante por ver…

Suzuki: a mantener la línea

La fábrica de Hamamatsu defiende título por vez primera veinte años después de la última vez, cuando lo hizo con Roberts Jr en 2001. Ahora es Mir el que ocupa el trono y, si en su segunda temporada fue capaz de ganar el título, qué no será capaz de hacer en la tercera. Para quien escribe estas líneas es el candidato número uno al título, aunque él mejor que nadie sabe que tendrá una amplia lista de rivales. El primero es su compañero Rins, que tiene ganas de revancha. A favor de ambos cuenta que disponen de la Suzuki, la moto más equilibrada de la parrilla.

Yamaha: a olvidarse de 2020

La marca de los diapasones lo tuvo todo para ganar la pasada temporada. Eran, a priori, los grandes beneficiados de la lesión de Marc Márquez, y fueron la marca que más victorias celebró, gracias a los triunfos de Morbidelli (3), Quartararo (3) y Maverick (1), pero les faltó una consistencia que buscarán a partir de este test. Uno de sus grandes atractivos es mantener a Rossi en sus filas, aunque esta vez en el box del equipo satélite.

Honda: Pol a falta de Marc

Mientras Marc no reaparezca por la maldita lesión en el húmero de su brazo derecho, la presión y la responsabilidad de dar alegrías al ala dorada recae en Pol Espargaró. Procedente de KTM, está ante la oportunidad de su vida y sabe que ya no habrá excusas para no estar en la pelea por el título. En su contra juega que la Honda es una moto muy crítica, especialmente de delante. Bradl sustituye una vez más al 93 y en el equipo satélite tanto Álex Márquez como Nakagami disponen de material oficial.

Ducati: juventud al poder

Ducati ha rejuvenecido esta temporada en su box oficial una barbaridad, 15 años. Cambiar a Dovizioso y Petrucci por Miller y Bagnaia es una renovación absoluta y, si da resultados, la mejor prueba de que apostar por los jóvenes valores es garantía de éxito. La casa de Borgo Panigale también da la oportunidad a Martín, Bastianini y Marini, que suben desde Moto2 enrolados sus dos equipos satélites. Completa la formación italiana Zarco, un viejo zorro sin necesidad de adaptación. Qatar se le da de maravilla a la Desmosedici.

KTM: ya es una más

Lo mejor que se puede decir de KTM, tras su brillante 2020, es que ya es una más de las fábricas punteras de la parrilla. Tres victorias celebraron el año pasado. Dos fueron de Oliveira, que da el salto al equipo oficial, y una de Binder, que se mantiene en él. La salida de Pol la han cubierto con Petrucci, que aporta mucha experiencia y que forma pareja con Lecuona en la escudería satélite.

Aprilia: la última de la fila

Aprilia dio un paso adelante cambiando por completo su moto, pero tiene el problema de que los demás también evolucionan. Además, no dispone de equipo satélite, lo que es una desventaja para crecer en su caso. Mantiene en el box a Aleix Espargaró y llega Lorenzo Savadori. Hubiera sido un puntazo para ellos tener a Dovizioso o Crutchlow.