FÓRMULA 1

El Alpine de Alonso, a examen

AS habla con Pat Fry (chasis) y Rémi Taffin (motor), responsables del Alpine A521 de Alonso y Ocon, sobre las fortalezas del nuevo monoplaza.

Alpine estrenó el A521 en un Silverstone nublado, con Ocon al volante y sin Alonso, que lo pilotará por primera vez la semana que viene en los test de Bahréin. En un encuentro con media docena de medios, entre ellos AS, el director técnico de chasis Pat Fry definió la jornada como “libre de incidencias, que es lo mejor que se puede decir en un shakedown”. Fueron 100 kilómetros de filming day "sin problemas" para reafirmar que los montajes han sido precisos. Ahora, a empaquetarlo para los entrenamientos oficiales de la pretemporada en Sakhir (12-14 de marzo).

Los fabricantes apenas podían modificar las bases del monoplaza de 2020, aunque los dos tokens disponibles sí permitían alterar fuera de reglamento partes sensibles. Fry no confirma dónde han empleado los suyos, "es cuestión de principios, nunca se cuenta nada". Apunta a la parte trasera y destaca "el fondo plano, los bargeboards o los conductos de freno traseros" como las zonas más sensibles en la aerodinámica de 2021. "Todavía no hemos recuperado toda la carga que se pierde con el nuevo reglamento, pero hay soluciones por probar". ¿Por qué el secretismo, como hizo Mercedes? "Podría ver algo en otro coche, lo probaría en dos días en el túnel de viento y lo tendría en mi coche en una semana". En las fotografías publicadas tras el test apenas se apreciaban detalles del coche.

En el apartado de la unidad de potencia, sorprende la política de aplazar el nuevo motor hasta 2022, coincidiendo con el gran cambio normativo de la F1, y mantener en 2021 una evolución del diseño anterior. Este medio preguntó por los motivos a Rémi Taffin, jefe de motores de Renault. "Tuvimos que tomar la decisión el año pasado, durante el confinamiento, y una vez tomada tienes que ceñirte a lo que has asumido. Reconozco que podríamos haberlo hecho bien y hubiera preferido tener el motor (nuevo) de 2022 en 2021". Honda y Ferrari estrenan propulsor este año.

Un motor Renault al estilo de Mercedes

El ingeniero francés, presente en los éxitos de Alonso en esta escudería hace 15 años, afirma que contarán con un motor afinado a mediados de 2020 que brinda "más rendimiento, sin especificar las cifras, como el paso que se daría durante una temporada", y "consolida la fiabilidad". Para el año próximo, desliza que pueden recurrir al concepto de motor de Mercedes con el turbo dividido (que también estudia Ferrari): "Sí. Lo estamos considerando, podríamos ir por esa ruta". Sabiendo que se congelarán las unidades de potencia a partir de 2023, "irán más allá" con su último propulsor.

El RS20, base de este Alpine y autor de tres podios el año pasado, tenía fortalezas y debilidades. El francés Ocon insta a corregir, por ejemplo, "la entrada de las curvas en circuitos de poco agarre, como Portugal, que iba y venía". Y celebraría que no se perdiera “la velocidad punta” que lució Renault en pistas de baja carga aerodinámica como Spa o Monza, llegando a rendir por encima de Red Bull. AS preguntó a Fry al respecto, ¿será Alpine una referencia en velocidad máxima? "Lo espero, aunque depende de la filosofía que tengamos con los reglajes y los niveles de carga aerodinámica de cada circuito. Ya teníamos una velocidad punta razonable, aunque no fuera muy superior a la del resto". Consolidando lo que funcionó, arriesgando con los tokens, probando el coche en la pista como los grandes… Alpine avanza a paso ligero.