MOTOGP

Pol y el reto de Marc Márquez

La última victoria de un compañero de box en el Repsol Honda del ocho veces campeón data de octubre de 2017, con Pedrosa en Valencia.

Pol y el reto de Marc Márquez
MIQUEL LISO REPSOL HONDA TEAM

El propio Pol Espargaró es consciente del reto al que se enfrenta como compañero de equipo de Marc Márquez en el Repsol Honda. Hace ya más de tres años que en el box naranja no se celebra un triunfo de MotoGP que no esté protagonizado por el ocho veces campeón del mundo. La última vez que se vivió algo así fue cuando Dani Pedrosa ganó el GP de Valencia de 2017 y, desde entonces, la nada, empezando por el propio Pedrosa...

El tricampeón del mundo (una vez de 125cc y dos de 250cc) al año siguiente, el de su retirada, al acabar 2018, no subió ni una vez al podio y rompió así con una exitosa racha que le había llevado al menos una vez durante 12 temporadas consecutivas a lo más alto del cajón en la clase reina: dos carreras ganó en 2006, 2007, 2008 y 2009; cuatro en 2010; tres en 2011; siete en 2012; tres en 2013; una en 2014; dos en 2015; una en 2016; y dos en 2017 . En 2018, además de no ganar por vez primera ni una carrera desde su llegada a MotoGP en 2006 ni siquiera subió una sola vez al podio y su sucesor tampoco lo conseguiría al año siguiente.

Fue Jorge Lorenzo quien tomó el testigo del catalán al lado del box, procedente de Ducati, y en ningún momento se adaptó a la Honda, una moto considerada crítica especialmente por su tren delantero. El mejor resultado del pentacampeón a lomos de la RC213V fue su undécimo puesto en Le Mans, con lo que no consiguió entrar tan siquiera ni una vez entre los diez primeros.

Los podios de Álex

Al mallorquín le sucedió el año pasado Álex Márquez. No estaba previsto que así fuera, pero la precipitada retirada de Lorenzo, aún con un año de contrato en vigor, le dio la oportunidad al campeón de Moto2 de dar el salto a MotoGP como compañero de su hermano en el Repsol Honda. Sin duda, se trataba de un caramelo envenenado, por la presión que conlleva de por sí ese puesto y por las absurdas comparaciones que se quisieron hacer entre ambos.

El pequeño de los Márquez, tras un inicio complicado por falta de kilómetros debido a la pandemia, explotó en el GP de Francia, con un extraordinario segundo puesto con enorme remontada sobre el asfalto mojado de Le Mans que tuvo continuidad a la siguiente carrera. Esta vez fue en seco, en Aragón 1, con otro segundo puesto y disputándole la victoria a Álex Rins hasta la última vuelta. Álex no ganó, pero salvó la papeleta para Honda en un año horrible por la lesión de Marc en la primera carrera. De hecho, sus dos podios fueron los únicos de todo el año para el ala dorada.

A partir del 28 de marzo será el turno de Pol Espargaró como nuevo compañero de Márquez y el de Granollers es muy consciente de lo que le sucedió a los que le precedieron en su puesto: "Espero que sea la hora de romper la maldición. Que no lo haya conseguido nadie ganar desde tiempos de Dani, denota una dificultad elevada, y también que ésta es una moto crítica y compleja, y que tiene un estilo de pilotaje muy marcado para conseguir resultados y que ese estilo es el de Marc, porque es el que ha liderado el equipo los últimos años, ganando carreras y títulos. Hay que intentar mimetizar lo que él hacía, copiar sus técnicas. Y todo eso en un periodo de tiempo muy corto porque no puedo esperarme hasta mitad de temporada". Habrá que seguirle la pista, porque anuncia que va a por todas a pesar de la dificultad que entraña en los últimos tiempos ser el compañero de equipo del campeonísimo.