FÓRMULA E

Un salto Mundial

Pilotos y jefes de Audi y Porsche analizan en AS lo que supone la nueva categoría FIA de la FE, que pasa a ser campeonato del mundo: "Es un extra especial".

Coches de Fórmula E en el test de Valencia.
Formula E Coche Formula E

Ya estamos en la previa del primer Mundial del mundo del motor de la temporada. Debería haber llegado antes de haberse competido en Chile a mediados de enero como estaba previsto (ahora se correrá allí en junio), pero la COVID retrasó el inicio de la Fórmula E hasta este fin de semana en Diriyah, que da comienzo a la séptima temporada con una doble cita nocturna el viernes y el sábado. Así, Arabia Saudí será el primer testigo del nuevo estatus del certamen como campeonato del mundo de la FIA, una cuestión que no es baladí.

Porque ser campeón está bien, pero ser campeón del mundo está mucho mejor. Y sobre ello AS pregunta a los protagonistas de dos firmas importantes de la parrilla, unos veteranos que ya han sido campeones, Audi, y unos casi recién llegados que aspiran a serlo, Porsche. ¿Les motiva más ser campeones del mundo? Empezamos por la casa de los cuatro aros y Lucas Di Grassi, uno de sus pilotos. "Me motiva mucho, pero no porque sea un campeonato del mundo", dice para empezar el brasileño, ganador del título en 2017.

"Esa etiqueta es solo un acuerdo entre la FIA y la Fórmula E, pero el campeonato ha sido un Mundial según los estándares de la FIA, con al menos tres constructores y tres continentes, desde la segunda temporada. Así que, aunque ahora se haya dado ese paso, siempre he considerado al campeón de la FE un campeón del mundo", añade Di Grassi, y Allan McNish, su jefe, da la visión de la marca: "En lo que respecta al equipo, queremos salir ahí y ganar el primer Mundial de FE. Audi ha conseguido el título por equipos antes, pero esto supone un extra especial".

En el otro garaje, el de Porsche, André Lotterer da su opinión: "Es un estatus muy prestigioso para la FE como plataforma para las marcas, pero no diría que eso te motive más. Desde que llevo aquí siempre he querido ganar ya sea un campeonato mundial o no, te subes al coche y pilotas lo más rápido posible, esa es la esencia de nuestro desafío, lo que haya alrededor es todo un extra. Eso sí, sigue siendo un gran añadido para el campeonato y sentaría muy bien ir a la ceremonia de premios de la FIA y recibir ese tipo de título. Es un extra por el que lucharemos".

Su nuevo compañero, Pascal Wehrlein, comparte argumentos: "Siempre lo he sentido como un Mundial. Hemos competido en muchos países, con grandes marcas y pilotos, así que el campeonato ya era internacional. Ahora se confirma, pero no diría que dé más motivación porque siempre es muy alta". "Para mí si es más motivación, si podemos coronarnos campeones del mundo estaría feliz, estamos orgullosos de formar parte del Mundial", señala Amiel Lindesay, jefe de operaciones de Porsche. Sea como sea, la FE sube al primer nivel y su próximo campeón, también lo hará.