FÓRMULA 1

Mercedes apunta al factor decisivo del techo de gasto

El techo presupuestario puede condicionar la hegemonía de los de Brackley y tratarán de evitarlo creando "un coche rápido desde el principio".

Hamilton durante la última carrera de la temporada 2020 en Abu Dhabi
HAMAD I MOHAMMED

¿Cuánto puede durar la hegemonía de Mercedes? Es una pregunta para la que no existen certezas, ni tampoco evidencias. Los de Brackley continúan siendo los mejores de una era híbrida en la que este 2021 podría sufrir ciertas alteraciones. A priori, la ventaja de un W12 que se presentará en sociedad el próximo 3 de marzo, debería ser holgada hasta el punto de que la lucha entre el resto de monoplazas de la parrilla se limitase a saber quién creó el segundo mejor coche de la temporada, pero la escudería alemana se ha encontrado con un enemigo que hasta ahora no había entrado en escena.

El techo presupuestario llega al Mundial tras su aprobación en octubre de 2019 y con una cantidad máxima de inversión que supera por poco los 120 millones de euros por escudería, tras haberse reducido a causa de la pandemia (inicialmente fueron aprobados uno 145 millones), las Flechas de Plata también deberán lidiar con un límite que reduce considerablemente las inversiones anteriores. ¿Cómo? Lanzando “un coche rápido desde el principio”, destaca James Allison, jefe técnico de Mercedes, en una entrevista en el canal oficial de YouTube de la escudería.

Cambios aerodinámicos

“Probablemente esa sea el arma más grande que tengamos para hacer frente a estas nuevas regulaciones”, asegura el británico, de cara a una temporada donde también habrá que establecer cambios aerodinámicos. El fondo plano y la disposición de los frenos traseros son las variaciones más destacables, ya se vio en el MCL35M que presentó McLaren, y Allison reconoce que durante las últimas semanas se han centrado en conocer “cuál es el efecto de esos cambios en los principales campos de flujo alrededor del automóvil, para recuperar el rendimiento que se perdió cuando se adoptaron por primera vez esas regulaciones”.

Tampoco deberán descuidar las variables de lo que pueda suceder a lo largo de un temporada que completarán “con las incertidumbres de los accidentes o la fiabilidad de los componentes”, para contar con los gastos que se deriven de unos percances que, confiando en sus pilotos y la filosofía de crear un coche competitivo desde el principio, no debería ser un problema. Si lo fuera, "descubrir cómo hacer que los componentes duren más, fabricarlos de forma más económica o mantener el tipo de rendimiento del pasado", son algunas de las soluciones que propone el técnico de Mercedes.