WRC

Medio siglo después

Alpine, primera marca que conquistó el título, vuelve al escenario en el que logró su primer doblete en 1971 y y un triplete en 1973.

Medio siglo después

Ha pasado medio siglo, pero la gesta sigue viva en la memoria de los aficionados. Fue en 1971 cuando Alpine logró el doblete en el Rally de Montecarlo con Ove Andersson y Jean-Luc Thérier, y justo 50 años después la firma francesa, que protagonizará el regreso de Fernando Alonso a la Fórmula 1, también vuelve a la cita monegasca. Seis A-110 competirán en las nevadas carreteras de los Alpes, emulando a sus ancestros que protagonizaron el inicio de la década de los 70 en la especialidad.

Fue en 1970 cuando un Alpine, pilotado por Jean-Pierre Nicolas, subió por primera vez al podio del Principado. Un año después se ratificó su eficacia con el doblete de Andersson y Thérier. Pero el cenit de su trayectoria deportiva llegó en 1973. En la temporada inaugural del Campeonato del Mundo, los Alpine arrancaron con un sonado triplete en Montecarlo de la mano de Jean-Claude Andruet, Andersson y Nicolas, el inicio de una temporada que les reportó el primer título mundial en la historia de la especialidad.

Y ahora, medio siglo después, los otrora conocidos como berlinette regresan al rally más antiguo y famoso del mundo. La nueva versión del A-110 ya debutó en la última cita de la pasada temporada, el Rally de Monza, logrando el triunfo en su categoría, FIA-GT. Con Pierre Ragues al volante, el ligero deportivo pudo sortear los enfangados tramos de los aledaños del Templo de la velocidad, y las nevadas carreteras cercanas al Lago Como, muy similares a lo que este fin de semana se pueden encontrar en el Rally de Montecarlo.

Gran coche. “El Alpine es un gran coche”, ha asegurado Cedric Robert, uno de los seis representantes de la firma este fin de semana en el Principado. “Es un buen coche para conducir, no importa cuánta experiencia tengas, y es fácil de pilotar. Es predecible. Y es tan agradable venir a esta prueba con tanta historia, que se hace inevitable pensar en nombres como Jean-Pierre Nicolas o Jean-Luc Thérier. Estoy feliz de estar en Montecarlo y recordar la historia y a esas figuras de los rallys”, añade.