MOTOGP

Bianchi: "Antes el motociclismo era un deporte saludable"

"Hay una forma diferente de hacer contratos, se hacen con mucha antelación y eso es algo con lo que no estoy de acuerdo", asegura el tricampeón de 125cc.

Bianchi: "Antes el motociclismo era un deporte saludable"

A simple vista, parecía una pregunta más de la entrevista que Pier Paolo Bianchi estaba realizando para 'MotoSprint'. "¿Cómo ha cambiado la imagen del piloto a lo largo de los años?". Sin embargo, la respuesta que el tricampeón de 125cc (1976, 1977 y 1980) ha dado al medio de Roma sobre la evolución que ha experimentado el Mundial desde su retirada a finales de los años 80, a buen seguro que va a focalizar las conversaciones que los aficionados a las dos ruedas mantengan en los próximos días.

"Ahora todo el mundo es un profesional. Hay una forma diferente de hacer contratos, se hacen con mucha antelación y eso es algo con lo que no estoy de acuerdo. Antes el motociclismo era un deporte saludable, ahora todo está manipulado. Es un círculo cerrado. Los nuevos pilotos no tienen la oportunidad de ser vistos. Si no están bajo la mirada de alguien que los lleva allí, envejecen sin haber probado las carreras", comienza su reflexión Bianchi.

"Necesitamos pocas reglas y claras en el Mundial de MotoGP"

El expiloto italiano profundiza su reprobación afirmando que los pilotos de hoy en día no se enfadan si consiguen un mal resultado en una carrera ni tampoco han experimentado los mayúsculos sacrificios que se deben realizar para poder competir en el campeonato: "Ha cambiado mucho. En términos de cómo han llegado, cómo experimentan una carrera o un resultado. Antes, si un piloto no obtenía un resultado, lo veías más enfadado, pero ahora los ves sentados y cuando son enfocados por una cámara hacen una señal con la mano: 'Mejor suerte la próxima vez'. En general creo que no han sentido el valor de los sacrificios, para ellos la familia los ha hecho. No han experimentado el esfuerzo de llegar allí. Muchos jóvenes corren, pero pasan los años pagando por ello. Una vez que entras en ese círculo, el 99% de las veces no sales. Te maniobran y te mueven. Hay pilotos que llevan siete u ocho años en la misma clase y que han estado en muchos equipos, sin ganar pero sin desaparecer. Ahora, el 70% de la gente que está allí son los que mantienen el circo, son los dueños que van y disfrutan de lo que pasa, con familias y muchas otras personas. Sólo el 30% representa a los verdaderos interesados".

Así mismo, Pier amplía su censura señalando que el actual sistema de sanciones es muy ambiguo, así como eliminaría cualquier ayuda electrónica: "Es algo que no me gusta. Los pilotos se adelantan, se tocan, se aprietan y no se dice nada. Por cualquier mierda que hagas en otro lugar, que tal vez no traiga una mejora, te penalizan sólo porque tocas un poco el verde. Estoy de acuerdo con la seguridad, pero más allá del bordillo dejaría la hierba o la grava. No puedes jugar con la hierba, si cometes un error, te vas. Además, deberían penalizar a todos de la misma manera. Piensa en cuando Valentino Rossi en Assen cortó la chicane en 2015 y lo dejaron ganar, dos años después en Moto2, Mattia Pasini, hizo lo mismo y lo penalizaron. Estas cosas dejan una marca. Necesitamos pocas reglas y claras, ahora hay demasiadas y son opcionales. Los pilotos de hoy en día tienen tantas ayudas... Aunque todavía tienen que ser buenos. Me gustaría quitar algo. Valentino podría seguir corriendo y aún así ganar un Mundial. Es el único que ha corrido y ganado incluso cuando no había toda esta electrónica. Los engañaría a todos".

Stoner y Zarco, sus pilotos favoritos; Mir, justo campeón

A pesar de todas estas críticas y detracciones a la competición, Pier admite que se sintió identificado con Casey Stoner hasta su prematura retirada a finales de 2012, del mismo modo que matiza que Joan Mir es el justo campeón de la temporada 2020: "Es difícil de decir, porque yo ya era muy diferente a los pilotos de mi época. Era cerrado, reservado, sólo corría por el resultado. No podía esperar para correr y hacer las cosas. Me lo tomé demasiado en serio. Por la forma en que me lo describieron, tal vez Casey Stoner era un poco como yo. De la actual parrila me quedaría con Zarco. Dejó la KTM, dejando una gran firma para volver a correr como quería. Es alguien que lo da todo. Este año me ha gustado mucho Joan Mir, no ha ganado mucho pero ha hecho grandes carreras. Es más, cuando venía por detrás, no desperdició ninguna vuelta para adelantar a los mejores pilotos, a lo sumo dos curvas. Es bueno y de hecho ha ganado el Mundial. Se lo merecía".