F1 | BAHRÉIN

McLaren no quiere líos

La prioridad de Seidl es refrendar el tercer puesto en constructores y eso generará órdenes de equipo entre Sainz y Norris. Sucedió en Bahréin.

Carlos Sainz (McLaren MCL35). Bahréin, F1 2020.
Steven Tee

McLaren defenderá en el GP de Sakhir una ventaja de 17 puntos en el campeonato de constructores sobre Racing Point. El desafortunado abandono de Checo desequilibró la pelea en favor de Woking, con Norris y Sainz cuarto y quinto el pasado domingo. El único pero, que ese objetivo interferirá en las ambiciones personales de los pilotos, como ya dejó claro el muro el pasado domingo: Sainz perdió hasta ocho segundos con Lando por una parada tardía (dos coches le hicieron perder tiempo) y defectuosa (de cuatro segundos).

El equipo no entra en el asunto. Seidl, a AS, aclara: "Hay algo que tenemos que analizar, pero al final nuestro objetivo principal era que los coches acabasen la carrera en las posiciones que teníamos después de la primera parada, una vez nos libramos de los Renault. No queríamos ninguna complicación en la ejecución de la carrera y creo que el equipo hizo un buen trabajo para maximizar todo lo que teníamos. Se tomaron las decisiones correctas".

Tras una buena remontada desde el 15º, Sainz se veía con ritmo para coger a Norris y hubiera querido tener su oportunidad, no ocultó la "sensación agridulce" después. De hecho, los dos pilotos de McLaren nunca se han chocado entre ellos, nunca han protagonizado 'un Ferrari'. Aunque el madrileño es consciente de la situación y la acepta: "Sabemos lo importante que es el tercer puesto para McLaren y está por encima de los intereses del piloto. No me gustará si me paran los pies, pero no queda otra que entenderlo y aceptarlo". Ahora Norris es séptimo con 86 puntos y Sainz, octavo con 85, empatado con Albon, en la clasificación del Mundial.

McLaren se ve fuerte en el exterior de Bahréin

"Confío plenamente en el equipo y en los pilotos. Está en nuestra mano. Pero vienen tres carreras por delante", dice Seidl sobre esa pelea por el tercer puesto, que era impensable en febrero porque nadie hubiera imaginado que Ferrari caería tan abajo. Este fin de semana conocerán el circuito exterior de Bahréin, más corto y con muy pocas curvas. "Es difícil anticipar, pero llegamos bien preparados, los dos pilotos trabajaron el trazado en el simulador y será una experiencia interesante. Los tiempos por vuelta están por debajo del minutos. Es una pista de rectas con cuatro puntos de frenada fuertes. Creo que encajará a nuestro coche, más con la experiencia de la semana anterior, aunque se utilizará una configuración con menos carga aerodinámica. Al mismo tiempo, la lucha en la zona media se decide por diferencias muy pequeñas. Será muy interesante", resume el jefe.