PREMIOS AS DEL DEPORTE 2020

Carlos Sainz, la eterna juventud

A sus 58 años, el madrileño completa una de sus mejores temporadas: ganó el Dakar, el Princesa de Asturias y fue elegido el mejor de la historia de los rallys.

Es mucho lo que se ha escrito y dicho sobre Carlos Sainz a lo largo de su trayectoria. Desde que se le vio competir en su primer rally como profesional en Madrid a los 18 años hasta estos días, en los que sigue en activo a los 58 y no solo eso, sino que aún tiene la capacidad de dominar, de ganar, como únicamente hacen los campeones. Hablar de una leyenda siempre es peligroso, porque se corre el riesgo de que se puedan escapar ciertos matices que no la sitúen en el lugar que le corresponde. Por eso, mejor que hablen sus cifras, sus éxitos.

Antes de empezar el 2020 eran ya de matrícula de honor con esos dos campeonatos del mundo de rallys de 1990 y 1992 y los dos trofeos del Dakar que logró en 2010 y 2018, pero se podían mejorar, vaya si se podía. Porque el año del madrileño quizá ha sido uno de los mejores de su vida al volante. Cojan papel y apunten: tercera victoria en el Dakar en su estreno en Arabia Saudí, elegido por los aficionados como el mejor piloto de la historia de los rallys y, al fin, premiado con el Princesa de Asturias de los Deportes. Una hoja de ruta impecable que bien merece un reconocimiento más de entre todos los que ha tenido este año, un Premio AS del Deporte.

Ya había un Sainz en la lista histórica de premiados desde que este medio empezó a designarlos a partir de 2007, porque su hijo Carlos se llevó el Promesa en 2009 justo antes de dar el salto a los monoplazas. Y ahora, es el padre, el bicampeón del mundo de rallys, el tricampeón del Dakar, el que se une a ella en el año más especial, el que seguro será recordado por todos, sobre todo por lo malo, pero también por lo bueno, por cosas como las gestas que logran deportistas de la talla de 'El Matador'. Gestas que inspiran a seguir adelante para sobreponerse a los retos como hacen ellos.

"Este premio me hace mucha ilusión, mi historia con AS es muy larga"

Sainz se enfrenta ahora al siguiente, el Dakar que arranca en apenas un mes (el 3 de enero), y ha viajado a Arabia Saudí para competir en dos Bajas con las que concluirá su preparación con el Mini del equipo X-Raid, por eso no pudo acudir al Teatro Real de forma presencial, pero sí lo hizo a través de un vídeo grabado días antes en su oficina repleta de trofeos en Madrid, donde se le hizo entrega del Premio AS del Deporte, para dar su agradecimiento y lamentar su ausencia: "Como podéis ver, no puedo estar presencialmente en esta convocatoria de AS para recibir este premio".

"Me gustaría mandar un mensaje de agradecimiento a AS por este reconocimiento en un año que la verdad es que empezó muy bien", decía el madrileño con su triunfo en el Dakar aún reciente en su memoria. Luego, todo se torció: "Pero ha sido un año muy complicado en el que cualquier iniciativa, como esta de AS y las de todos los premiados, se valora mucho porque está costando hacer este tipo de eventos y de tener iniciativas para seguir moviéndonos hacia adelante, hacia una vida normal".

"Por mi parte, felicitar a todos los premiados y dar, una vez más, gracias a AS, me hace mucha ilusión este premio. El AS y Carlos Sainz tienen una historia muy, muy larga. Ahora, ya sin mascarilla, me veis la sonrisa porque estoy muy contento de recibir este premio. Disfrutad de la noche. Y también quiero aprovechar para mandar un mensaje de ánimo a todos, esperemos que esto pase pronto, los deportistas vamos a aportar nuestro granito de arena", concluía sonriente Sainz, con la ilusión de tener el premio entre sus manos y de seguir aportando alegrías al deporte español.

Entrega Premio AS 2020 a Carlos Sainz con Vicente Jiménez, director de AS.

Un histórico 2020

A cierta edad, cada año que pasa cuesta más superarse, por todo lo que ya se ha hecho antes y porque es difícil mantener el nivel que permite llegar a las cotas más altas. Por eso lo conseguido por Sainz en este 2020 tiene tanto mérito, porque volvió a subir el listón en el desierto. Si alguien quiere superarle alguna vez en el Dakar tendrá que ganar uno con 57 años como hizo él el pasado enero enfrentándose a dos de los grandes de la disciplina: Al Attiyah y Peterhansel. Los tres dieron espectáculo cada día batallando por el premio principal, pero ninguno tanto como Sainz, por supuesto con Lucas Cruz a su derecha, dejando claro quién será también el objetivo a batir en el próximo.

Un merecido triunfo en las dunas que le regaló un logro con el que se impartió justicia: el Princesa de Asturias de los Deportes. "He dado más vueltas a este discurso que kilómetros en un coche de rallys", dijo al recogerlo. Tal era la importancia. Ya lo tiene, como el reconocimiento los aficionados a los rallys que le eligieron por encima de Loeb (nueve veces campeón del mundo) como el mejor de la historia. Y, por si faltaban alegrías, celebró una de las mayores de su vida al ver a su hijo fichar por Ferrari.

"Queremos reconocerte cualidades como tu capacidad de resistencia, tu juventud y esa manera que tienes de afrontar los retos", le dijo Vicente Jiménez, director de AS, al darle su premio. Su juventud, sí, no se equivocó. A veces, la edad es solo una cuestión mental y Sainz lo demuestra cada día, aceptando nuevos retos como el de Extreme E, donde será piloto de su propio equipo. A sus 58 años lo normal sería premiarle por su trayectoria, no por su año, pero Sainz no es normal. Cosas de leyendas...